VEME Digital » » Ya llegan las mariposas monarca -cosechadoras del reencuentro con los antepasados

Ya llegan las mariposas monarca -cosechadoras del reencuentro con los antepasados


By VEME - 11/3/20 10:31 AM




Especial

La aparición de la mariposa monarca proviene de 200 a 250 millones de años atrás. Esta mariposa es originaria del norte de los Estados Unidos y suelen migrar a México a finales del mes de octubre, realizando un viaje de más de 4.000 kilómetros.

Esta mariposa suele invernar en los bosques que se encuentra entre Michoacán y el estado de México, en donde permanece hasta mediados de abril. Todos los años hibernan durante 4 meses entre 100 y 140 millones de mariposas en los santuarios de México.

En el Estado de México, el grupo mazahua, comunidad indígena a la que pertenecen los bosques de oyamel en los que cada año llegan millones de mariposas, las conocen también como “Xepje” o “hijas del sol”, por el color brillante de sus alas y porque con el despertar de la Monarca, previo a su regreso a las tierras canadienses, llegaba también el sol de la primavera.

Uno más Uno

El nombre Monarca se escuchó por primera vez en el año 1874, en donde un paleontólogo estadounidense Samuel Hubbard publicara un anuncio.

Para los mazahuas mexiquenses, la llegada de los primeros grupos de “Xepje” marcaba también el inicio de la cosecha y era una señal de que el clima sería bueno para sus siembras, y en los meses de febrero y marzo, una vez terminado su ciclo reproductivo y que comienzan su emigración, era la señal propicia para dar paso a la siembra del maíz.

La llegada de la Mariposa Monarca a estos lugares coincide también con una de las celebraciones religiosas con mayor arraigo en los pueblos originarios: el Día de Muertos, por lo que también se asoció su arribo con el regreso de las almas de los difuntos que viajaban desde muy lejos para reencontrarse con sus familiares.

Las “Xepje” se convirtieron así en las cosechadoras del reencuentro con los antepasados.

Para los aztecas las mariposas eran conocidos como “quetzalpapalotl” o “mariposa sagrada” y fue objeto de culto, representaban el alma de niños muertos que regresaban a la tierra, y en las alas de las mariposas veían una cara humana.

AD



TE RECOMENDAMOS