El Presidente Vladimir Putin abordó la situación de Rusia a nivel internacional y acusó a Estados Unidos de desarrollar sistemas de defensa antimisiles en todo el mundo.

Señaló que la industria de defensa rusa no se está quedando quieta y aprovechó para presentar un armamento nuclear llamado Sarmat con “alcance prácticamente ilimitado” y que convierte en “inútil” el escudo antimisiles de Estados Unidos.  Su intervención ha tenido lugar a poco más de dos semanas de las elecciones presidenciales en las que se le da como ganador. Esta vez, el discurso no se celebró en el Kremlin, sino en otro edificio histórico, el Manezh de Moscú, cerca del palacio presidencial.