Vital, labor ciudadanía-Estado contra discriminación sexual

La magistrada electoral, Mónica Aralí Soto Fregoso, hizo un llamado a todos los sectores de la sociedad y del Estado mexicano para terminar con la discriminación que sufre la población por su orientación sexual, identidad o expresión de género.

En el marco de los trabajos del Taller de Sensibilización en materia de Diversidad Sexual y Derechos LGBTTTI, la magistrada de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) aseguró que el respeto es la base de la convivencia, es un derecho obtenido al llegar a este mundo.

Por lo menos, agregó, así debería serlo, “ya que llegamos a él libres de prejuicios, de etiquetas, de pensamiento, pero, sobre todo, libres de odio, por lo que esas actitudes tienen que terminar y la discriminación no debe ser propagada por el Estado o sus instituciones”, planteó. La discriminación la genera y la propaga el mismo ser humano, destacó, ya que la exclusión y el odio se propagan por ideas preconcebidas en los rincones más oscuros de la ignorancia y del miedo.

Agregó que “son ideas que no permiten que todos seamos partes iguales de una sociedad, sino que pretenden mantenernos separados”. Durante el acto, que se llevó a cabo en el Auditorio José Luis de la Peza de la Sala Superior, la magistrada aseveró que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación está siempre a la vanguardia en los temas de los derechos humanos.

Además, se busca un Tribunal inclusivo y abierto, que genere certeza jurídica y confianza en los ciudadanos, sin importar su orientación sexual, identidad de género, raza, religión o cualquier otra circunstancia desprotegida y que sea causa de discriminación.

Soto Fregoso destacó que la lucha de la comunidad LGBTTTI ha sido imparable y llena de fuerza para tener el reconocimiento de los derechos que tienen en la actualidad, y consideró que por los mismos no se debió haber luchado, porque son merecedores de ellos por el simple hecho de ser personas y de ser mexicanos.

“Estoy convencida que aún nos falta mucho por hacer, pero con estas acciones estamos poniendo nuestra parte para que las cosas cambien, y así lo hemos hecho, con la construcción de sentencias con perspectiva de derechos humanos y de inclusión”, finalizó.