VEME Digital » Violencia intrafamiliar, reflejo de la sociedad - VEME Digital

Violencia intrafamiliar, reflejo de la sociedad


By VEME - 10/17/18 7:42 AM




VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

En México existe un refrán popular:la educación se mama con la leche, significando que el desarrollo de las capacidades intelectuales y morales de las personas comienza en el hogar, si bien esto es cierto para bien o para mal, también es una condena. Pero, ¿qué es lo que nuestros niños están mamando en casa?

En las relaciones en las que ocurre violencia intrafamiliar frecuentemente existe una co-dependencia entre el verdugo y el que es castigado y esto se va generando a lo largo del tiempo en donde el que ejerce la violencia convence al otro con sus comentarios. Que pueden ser implícitos de que no vale la pena lo aísla de amigos y de personas y entonces que solo vale porque está en la relación, porque está con esta persona que es el que ejerce la violencia. Feggie OStroski psicóloga

La mayoría de las investigaciones estudian los efectos que tienen en los hijos la violencia intrafamiliar, pero no en todos sus aspectos y dimensiones, pues se enfocan principalmente en las agresiones que son directamente dirigidas hacia los menores siguiendo la línea de relación padre/madre-hijo/hija. No obstante, analizar la relación entre las distintas formas de agresión, maltrato o negligencia en las familias podría develar datos relevantes para el estudio de la violencia intrafamiliar y sus consecuencias, es así que de acuerdo con una investigación realizada por el Departamento de Psicología de la Universidad de Arizona, respaldada por el National Center of Child Abuse and Neglect, los niños testigos de violencia conyugal/familiar (ya sea vista u oída), padecen tanto como aquellos víctimas directas de violencia, desde la consideración de que las consecuencias que de ella se derivan son las mismas.

El niño que vive en un entorno familiar violento

De acuerdo con la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, la violencia entre los niños y los adolescentes tiende a desarrollarse principalmente bajo un entorno donde el menor se encuentra en condiciones y situaciones particularmente estresantes, sobre todo aquellas relacionadas con la familia, entre algunos ejemplos podemos mencionar la monoparentalidad, la ruptura o inestabilidad de un matrimonio, la situación de desempleo de los padres -que a su vez provoca un nivel bajo de ingresos familiares-, así como distintos aspectos de la parentalidad que pueden contribuir a un comportamiento violento entre los niños.

Ser padre/madre es una tarea compleja, nadie nace sabiendo ser padre y esto puede manifestarse por medio de un control poco apropiado (falta de vigilancia, autoridad y de responsabilidad de los niños), disciplina muy estricta (laxismo e incoherencia disciplinaria), disensión entre los padres, rechazo del niño y participación limitada y/o falta de interés por las actividades del niño, falta de comunicación e incongruencia en los modelos de conducta de los padres.

Los efectos psicológicos de la violencia intrafamiliar en los niños
Entonces, siendo la violencia un cúmulo de incertidumbre y de frustraciones de las que el menor le es imposible localizar entre sus capacidades (patrones de comportamiento social) los medios socialmente adecuados y necesarios para hacer frente, buscará reducir la tensión mediante comportamientos de crisis, demostrando distintos desequilibrios mentales y emocionales en su comportamiento tales como la distracción, la baja autoestima, trastornos de sueño, sentido de culpabilidad y agresión contra sus pares, miembros de la familia y propiedad ajena.

Hoy en día, los niños están expuestos a la violencia endémica desde una edad más temprana en comparación a hace unas décadas. Según las estadísticas mundiales de la OMS, tan sólo en el 2011 se produjeron 250,000 homicidios entre jóvenes en un rango de 10 y 29 años de edad.

Con respecto a la violencia sexual, un estudio internacional informa de que entre un 3 y un 24 % de las mujeres vivieron su primera experiencia sexual por obligación. Por último, un estudio realizado en 40 países demuestra que la exposición a la violencia y el acoso afecta tanto a los niños (8,6-45,2 %) como a las niñas (4,8-45,8 %), sin mencionar que un 15 % de niños de entre el 1er y 8º grado, reveló que había sido objeto de intimidación o acoso “más de una o dos ocasiones” durante las seis semanas previas al sondeo.

Si bien es cierto que ya se están llevando a cabo recomendaciones de distintos organismos y programas a nivel internacional y dentro de cada nación, es necesario hacer hincapié en la importancia de erradicar la violencia desde el hogar.

Mecanismos legales

Rosa Maria Alvarez investigadora y
abogada de la UNAM, opina en cuanto a los mecanismos legales.

En México las leyes establecen toda una serie de mecanismos de protección a las víctimas de la violencia, el problema es que la aplicación de las leyes conlleva también la necesidad de invertir para acabar con el fenómeno. Desafortunadamente en nuestro país esa inversión no ha sido la suficiente para combatir o cuando menos atender en su totalidad la problemática.

Entonces hacen falta refugios, hace falta sobretodo la capacitación de los personas que van a estar en los procesos de atención de víctimas de violencia. Tienen que ser suficientemente capacitados y estamos hablando de capacitación de policías de jueces de ministerios públicos.

Porque si no hay esa capacitación no se va a poder llevar a cabo esta protección a las víctimas.

psicologiaymente.com/

 

Sigue nuestra cobertura Especial

Sobre la violencia en México

 

Leer más

Violencia social: bullying



TE RECOMENDAMOS