VEME Digital » » UNAM: Sufrido derecho
Warning: Use of undefined constant ‘full’ - assumed '‘full’' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /var/www/html/wp-content/themes/VEME/functions.php on line 74

UNAM: Sufrido derecho


By VEME - 02/18/18 8:39 PM



Infografía VEME

Por AO futura médico cirujano

14 horas. Sí. Un poco más de catorce horas me tomó el registro para el examen de admisión en la UNAM. Todo comenzó cuando salió la convocatoria y por más que traté de registrarme en línea, las ligas no servían. Me dijeron, hay demasiadas personas haciendo el registro, espera a la madrugada. 3, 4, 5 am nada.  Otro día, lo mismo, otra madrugada igual. Se amplió una semana el plazo de registro, ni así funcionaba. La UNAM informó:

 

Quiero estudiar medicina. Aunque mis papas son artistas, mi abuelo es médico. Cuando me contó cómo había logrado ser médico me inspiró. Tenía 17 años y su sueño desde niño fue ser médico. Sueño que se cumplió después de la revolución cubana, cuando muchos que no tenían acceso a la universidad pudieron ir. Estudió en La Habana, con muchas deficiencias en un principio, la facultad se tuvo que reinventar después de la guerra. Al final estudió se especializó en Medicina Interna y fundó la Facultad de Medicina en la Provincia de Sancti Spiritus en Cuba. Cuando visité el campus y me di cuenta de lo que se puede lograr con quererlo realmente me decidí. Voy a ser médico. Nací en la era de internet, donde casi todo se puede resolver en línea, pero no me iba a quedar en el camino por un problema informático. Cuando vi en la página de Facebook de la UNAM que todos estábamos igual y que se estaban dando ayuda en CU me fui para allá (La UNAM informa):

 

unam informa

 

Nos fuimos mi amiga y yo, muy preparadas según nosotros. Termos, agua, algo de comer. Suéteres hacía mucho frío. Cuando llegamos la cola daba no sé cuántas vueltas, empezamos a contar. Paramos en 150. Hablamos con el de enfrente, era el tercer día que iba, solo podía estar formado cinco horas, tenía que trabajar. En tres días no había logrado registrarse todavía. Esperaba hoy pudiera, aunque lo veía difícil, la cola iba creciendo día con día. Se llama Luis, tiene 21 años quiere estudiar Biología. 100 personas adelante, habían llegado a las 6 de la mañana, se nos hizo tarde llegamos a las 11 porque tuvimos examen. El cuento de la fila es largo imagínate 12 horas. Nos hicimos amigas de varios, nos contamos nuestra historia de vida, ¿qué queríamos estudiar? ¿Por qué? Cantamos, bailamos, bueno hasta una porra de Goya nos echamos. Ya cuando el hambre se puso dura pasó un chavo, muy acomedido él, diría mi abuela, y nos preguntó si queríamos tacos de canasta, él nos lo traía. Todos sacamos lo que traíamos, le di veinte pesos. Nunca regresó me quedé sin dinero y sin comida. Al menos tenía con qué regresar, había muchos en la fila que se quedaron hasta sin eso, y mira que habían viajado más de dos horas para llegar a CU. Al rato la mamá de alguien en la fila se apiadó de nosotros y nos llevó espagueti. Siempre hay almas caritativas, diría mi abuela, también. Salí de ahí con muchos nuevos amigos, quizá algunos los veré de nuevo, mucha hambre y por fin mi registro a las 11 de la noche. A la hora de la comida cerraron la oficina, pero eso sí tengo que reconocerlo. Se quedaron hasta que el último se registró. A las cinco de la después de recibir varias advertencias que si me salía de la fila mañana sería el doble, que, porque había que sacarse la foto, dije pues hasta que el cuerpo aguante.

Lo demás ya fue lo de menos. Dos horas para pagar en Santander, que parece que el mismo día salimos los miles de estudiantes a ese banco, recorrí varias sucursales, y solo hora y media para la foto. Hoy ya tengo mi hoja de registro y fecha para examen. Lo que no quiere decir que mis posibilidades aumenten, y menos este año que parece fuimos muchos más los que nos registramos.

Todo por no poder optar al pase reglamentado (que quede claro que ya no es pase directo) donde, saqué la cuenta (en el 2017 el total de aceptados en los dos periodos (febrero y junio) fue de 16,958 y casi 35,000 ingresaron) y el año pasado casi el 67% de los lugares de licenciatura se fueron al pase reglamentado, y aunque los cupos se cuyos cupos se llenan con los alumnos que obtienen los promedios más altos, yo con casi 9.78 de promedio me parece injusto.

Así mis posibilidades se reducen. Los números no son alentadores y menos para la carrera de médico cirujano. En el 2017 solo 8.6% de aspirantes entraron, así los números:

 

Fuente https://servicios.dgae.unam.mx

Fuente https://servicios.dgae.unam.mx

 

De todo esto me fui enterando en la fila, como no teníamos nada que hacer nos pusimos a ver qué posibilidad teníamos de entrar y muchos entre broma o no… dijimos creo que mejor nos esperamos a que López Obrador “mande pal carajo los exámenes de admisión” (y si tomamos como ejemplo la UACM fundada durante su gobierno en el entonces DF que desde el 2001, ha tenido un total de 51 mil 333 alumnos, de los cuales sólo 699 se han titulado) pues no es muy alentador y me pregunto ¿dónde metería a los casi 17 mil aspirantes, y ¿cuántos maestros, instalaciones?… pero esa ya es otra historia.

 

 

 





Enable Notifications    OK No thanks