VEME Digital » » Tener un huerto en casa es un símbolo de resistencia: Carlo Petrini

Tener un huerto en casa es un símbolo de resistencia: Carlo Petrini


By VEME - 04/30/19 11:12 AM




Tener un huerto en casa es un símbolo de resistencia: Carlo Petrini

El movimiento Slow Food nació hace más de veinte años en Italia con el objetivo de no dejar desaparecer las tradiciones alimentarias locales y para incentivar el interés sobre los alimentos que se consumen, de dónde vienen, así como la forma en la que las decisiones alimentarias afectan al entorno.

Ahora se ha extendido en más de 170 países en donde se han trabajando para reivindicar la producción de alimentos “buenos, limpios y justos” .

Carlo Petrini, fundador de este movimiento, ha sido uno de los principales promotores de “tener un huerto en casa”, como un símbolo de la resistencia contra los daños que se han provocado en el medio ambiente y contra la ignorancia que hoy existe sobre los alimentos que se consumen.

Por esta razón, afirma que desde su creación se ha impulsado la creación de estos huertos y que en los últimos 3 años se han construido más de 10.000 huertos en África, mismos que no solamente han ayudado a 1.300 niños que tienen que comer, sino que también le han dado trabajo a más de 100.000 personas.

El fundador también ha hablado sobre el consumo de la carne, la cual ha incrementado de manera exagerada en los últimos años por lo que comenta que se considera a él mismo como omnívoro ya que se necesita de una “contracción” por parte de quienes son consumidores y convergencia por parte de quienes consumen poca.

“En África se consumen 5 kilos de carne al año, nada. Nosotros, los italianos, consumimos casi 100 kilos anuales. Y la salud lo sufre. La OMS ha denunciado que el consumo de carne roja está generando efectos tumorales”, explicó.

Además describió al sistema alimentario actual como “criminal”, principalmente por la pérdida de la biodiversidad, la reducción en la producción agrícola, así como las afectaciones hacia el medio ambiente, al utilizar de manera exagerada los productos químicos y transgénicos.

Estos factores negativos son consecuencias de la agricultura intensiva, por lo que recomienda regresar a las “buenas prácticas” y para lograrlo es necesario sostener la economía local. Sin embargo, concluyó que el principal culpable de este fenómeno es el desperdicio alimentario, en donde más de la mayoría de los alimentos que se producen son de usar y luego tirar. 

“Esto es el fin de la cadena de este sistema criminal. Produce, produce, produce… mucha cantidad para luego tirarla. Esto es criminal. Esta sensibilidad está creciendo en el mundo. Incluso el Papa de Roma ha hecho una encíclica sobre el tema”.

La filosofía Slow Food es una invitación a todos nosotros para que comamos de manera consciente, para que en el momento que estamos consumiendo alimentos, pongamos atención de lo que está en frente de nosotros en nuestra mesa.

Información: LaVanguardia



TE RECOMENDAMOS