VEME Digital » » Sorry to bother you : cine afroamericano reclama su lugar en Hollywood
Warning: Use of undefined constant ‘full’ - assumed '‘full’' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /var/www/html/wp-content/themes/VEME/functions.php on line 74

Sorry to bother you : cine afroamericano reclama su lugar en Hollywood


By VEME - 07/4/18 3:13 PM



Lakeith Stanfiel y Tessa Thompson en Sorry to bother you

Un joven negro que no duda en traicionar a los suyos para ascender en la escala social, empleados de telemarketing que se resisten a ser explotados, un jefe de proyectos monstruosos: después de Get Out en 2017, Sorry to bother you, la primera película del rapero Boots Riley, confirma el dinamismo del cine afroamericano.

Con su visión distópica de negros cuyos cerebros han sido manipulados para servir a blancos ricos, Get Out ( en español”¡Huye!”), el primer largometraje de Jordan Peele, fue un éxito en Estados Unidos, tanto de crítica (se llevó dos premios de la Academia) como de audiencia. Éxito inesperado sobre todo en la era Trump, en la que la confrontación racial se ha enconado en el país vecino del norte.

Sorry to bother you, que se estrena el viernes en Estados Unidos, es otro tipo de cinta pesadillezca de bajo presupuesto, con aires de comedia y sobre la lucha de clases, fiel a las batallas de Boots Riley.

A los 47 años, el músico nacido en una familia de militantes obreros de Chicago, que estuvo comprometido con el movimiento anticapitalista Occupy, enfoca su historia en la explotación de los empleados de una compañía de telemercadeo.

Los “esclavos” de telemarketing hacinados en un sótano, los directivos en los pisos superiores en grandes e iluminadas salas, y entre ambos un ascensor de pretexto para varias escenas cómicas.

Un ascensor que el héroe Cassius, encarnado por Lakeith Stanfield, quien también actuó en Get Out, puede tomar tras cambiar su voz a una “voz de blanco” para progresar en la escala social.

Espectadores sin color

Otro guiño al activismo de Riley es el personaje del CEO de la empresa ficticia WorryFree, estereotipo del jefe de Silicon Valley, un visionario decadente y peligroso que imagina un mundo de superobreros, mitad hombres, mitad caballos, al servicio del gran capital.

El rapero y director, conocido especialmente por su colectivo de hip-hop The Coup, tardó varios años en encontrar lectores para este peculiar guión escenificado en la ciudad californiana de Oakland, donde él creció.

Sorry to bother you fue primero un proyecto musical, terminado en 2012, y posteriormente una película.

Al final, la película es una suerte de testimonio de los movimientos sociales de los últimos años, como #BlackLivesMatter u Occupy y los vínculos entre las noticias y el arte, sin las cuales esta última no puede ser “pertinente”.

Es muy pronto para saber si Sorry to bother you —aclamada por la crítica desde su presentación en el festival de Sundance en enero— tendrá el mismo éxito que Get Out, por no mencionar la ovación que dio la bienvenida a Black Panther, una cinta con un presupuesto mucho mayor, el primer filme de un superhéroe negro de los estudios Marvel y la poderosa casa Disney.

Pero sus intérpretes ya consideran un logro la proliferación de películas que, casi treinta años después de la emblemática Haz lo correcto de Spike Lee, abordan temáticas relacionadas con los negros estadounidenses de una manera dinámica, original y ponderada. Según Lee, su cinta le abrió la puerta de lleno a la discusión racial en Hollywood.

El controvertido final de Haz lo correcto (la destrucción de una pizzería tras la muerte de joven negro a manos de la policía de Nueva York), dice Lee, solo es controvertido si se ve desde la mirada privilegiada de los blancos; es decir, si se da más importancia a la propiedad privada que a la vida de un afroamericano.

“Me siento muy afortunada de tener un espacio donde tantos creadores negros pueden contar su historia”, dijo a la AFP la actriz Tessa Thompson, que después de sus papeles en Selma (2014) y Thor: Ragnarok (2017), interpreta a la novia de Cassius, un artista y militante anticapitalista.

Como dijo Viola Davis, actriz ganadora del Oscar que apareció en Black Panther, así como de cintas como Fences e Historias cruzadas, además de protagonizar la serie How to get away with murder, es difícil que la gente aprecie el trabajo de los actores de color si todo el tinglado hollywoodense no se encuentra dispuesto a ceder espacios a miradas no hegemónicas. Al parecer, las barreras raciales están comenzando a romperse en la Meca del cine. Al menos para los afroamericanos, aún falta la inclusión de otras minorías en la pantalla.

“No es que falte talento”, dice Thompson. “Es más bien que hubo una falta de oportunidades y la percepción de una falta de interés del público… Pero podemos ver con Get Out que hay una audiencia para esto, y no solo conformada por negros”.

“¡Además, las historias son divertidas!”, añade Lakeith Stanfield. “No estamos hablando de nuestra situación en la sociedad estadounidense y llorando todo el tiempo. Puedes salir del cine lleno de esperanza, como lo hago con esta película, y hablar cosas más profundas que nos afectan a diario”. (Con información de agencias).





Enable Notifications    OK No thanks