VEME Digital » » ¿Socialismo en EE. UU?

¿Socialismo en EE. UU?


Víctor Kerber - 03/18/19 1:30 PM




BUZOS EN LA DIPLOMACIA

¿Socialismo en EE. UU?

La palabra “socialismo” todavía genera miedo entre mucha gente.

En los Estados Unidos, hay generaciones enteras que crecieron repudiando un sistema que prometía la moderación del capitalismo y la implantación de un régimen de igualdades. Carlos Marx, el padre del “socialismo científico”, consideraba que el socialismo sería apenas la antesala de un sistema aún más pretencioso, una utopía en la cual se suprimiría totalmente la lucha de clases y la propiedad privada. A esa utopía, a ese sistema ideal, él le llamaba comunismo.

Durante la guerra fría, la propaganda anti socialista se dirigió sobre todo a sostener que el socialismo era obra del demonio, y que el demonio tenía cara:  era la ahora extinta Unión Soviética, una criatura voraz, producto de la interpretación que el ruso Vladimir Lenin hizo de las obras de Marx y Engels.

Prácticamente todos los recursos del gobierno estadounidense a partir de la revolución rusa de 1917, pero más claramente después de 1945, se destinaron a contener los proyectos socializantes en el planeta por incipientes que fueran, siempre creyendo que era el demonio ruso-soviético el que los patrocinaba.

Sobre esa base, los Estados Unidos se metieron en corea y después intervinieron en Vietnam. Usted recordará las imágenes terribles de la guerra de Vietnam, donde los soldados norteamericanos cometieron los peores crímenes contra la humanidad.

En América Latina, los estadounidenses también cometieron atrocidades bajo el supuesto de que combatían al socialismo: en 1954 intervinieron en Guatemala para derrocar al presidente Jacobo Arbenz, sólo porque éste emprendió una reforma agraria que era necesaria para atenuar la excesiva concentración de la propiedad en manos de la oligarquía guatemalteca, y dada la sobreexplotación del campo por una sola empresa: la United Fruit Company.

Y como olvidar aquel golpe militar respaldado por los Estados Unidos en contra del presidente chileno Salvador Allende, en 1973. O el bloqueo al régimen de Fidel Castro, quien como sabemos implantó un régimen socialista en la isla de Cuba con buenos resultados en los sectores de salud, educación y deportes.

No quiero hablar aquí acerca de las bondades del socialismo llevado a la práctica, ni tampoco de sus perversiones, que las hubo, y muy lamentables. Lo que sí he de decir es que eso que se implantó en Rusia en 1917, y después en China en 1949, y que se denominó “socialismo”, derivó en fracaso y ya forma parte de la historia.

Tanto Rusia como China se encuentran ahora cómodamente insertas en la economía de mercado. Vladimir Lenin es una momia que despierta morbo más que devoción, y Mao Tse Tung también.

En América Latina — no obstante que en la isla de Cuba también se dislocó el socialismo Castrista — emergieron de pronto gobiernos que se pronunciaron a favor de un socialismo extravagante al que pomposamente denominaron “socialismo del siglo XXI , mezcla de un estatismo rústico con las ideas de unión hispanoamericana que alguna vez anheló el libertador Simón Bolívar.

El régimen político que Hugo Chávez implantó en Venezuela, Evo Morales en Bolivia, Daniel Ortega en Nicaragua y Rafael Correa en Ecuador, devino en aberraciones que no sólo no han generado igualdad, sino que incluso destruyeron el tejido económico y social de esos países.

La Sra. Cristina Kischner, defensora de una versión peronista del socialismo, no generó equidad en la Argentina. Y en Brasil, donde los ex presidente Lula da Silva y Dilma Rousseff también pretendieron reformas socializantes, de igual manera se cayó en la desunión.

El daño que se ha hecho al espíritu del auténtico socialismo ha sido funesto. La llegada al poder de personajes como Vladimir Putin, Jair Bolsonaro y Mauricio Macri, no se explicaría si no fuera por los antecedentes que he mencionado.

Pero he aquí que puede llegar a ocurrir algo insólito en el interior de los propios Estados Unidos, y es aquí donde yo quería llegar.

Resulta que el socialismo está cobrando cada vez más y más adherentes en los Estados Unidos, sobre todo entre los millennials, para quienes la ex unión soviética no es más que una referencia remota, y Mao Tse-Tung no pasa de ser un personaje del arte pop de Andy Warhol.

De acuerdo con un sondeo de la empresa encuestadora Harris, los jóvenes en Estados Unidos abogan abiertamente por que el gobierno provea de servicios de salud, acceso a la educación, y aseguramiento de manera universal, objetivos propios del socialismo.

Más aún, el aspirante a la presidencia Bernie Sanders no vacila en proponer abiertamente un régimen socialista de corte escandinavo para los EE. UU, y Alexandria Ocasio-Cortez, una joven cuya carrera política va en ascenso, tampoco esconde sus preferencias por las fórmulas socializantes.

¿Será que los EE. UU están preparados para implantar un régimen al que en otros tiempos se combatió de manera desenfrenada?

Por lo pronto hoy, 18 de marzo, día en que se conmemora la expropiación petrolera, rindamos honores a quien tuvo el valor de establecer un socialismo a la mexicana en los lejanos años 30 del siglo pasado: el General Lázaro Cárdenas.

By @VKerber



TE RECOMENDAMOS



Gobierno investigará petroquímicas compradas en sexenio de EPN

El Gobierno Federal revisará todas las irregularidades  que se detecten en las plantas compradas por el gobierno anterior, así lo dijo el presidente Andrés Manuel…

Ver más


On Demanad | Mamá de Norberto Ronquillo exige avances en la investigación de su hijo

Mamá de Norberto Ronquillo exige avances en la investigación de su hijo | En Vivo https://youtu.be/DC0wis0fCk0

Ver más


AMLO destacó que compró la planta de ‘Pajarito’

Este miércoles, el mandatario se dedicó a responder las preguntas de los representantes de los medios de comunicación congregados en Palacio Nacional. Al ser cuestionado…

Ver más