Sí habrá consulta con los pueblos indígenas previa a la construcción del Tren Maya.

El equipo de transición afirmó sí habrá consulta con los pueblos indígenas y estudios de impacto ambiental previo a la construcción del Tren Maya.

Mediante un comunicado, Rogelio Jiménez Pons, próximo titular de FONATUR, informó que:

A inicios de diciembre, iniciarán las licitaciones para elaborar el proyecto ejecutivo de todos los tramos del Tren Maya.

Agregó que en los primeros días de diciembre iniciarán los trabajos de la consulta previa a pueblos originarios y el 16 de ese mes comenzarán los trabajos preliminares para rehabilitar la vía existente donde hay permisos parciales vigentes expedidos por Semarnat.

Refirió que una vez que se logren avances suficientes en el proyecto ejecutivo, durante el siguiente año, se solicitarán las Manifestaciones de Impacto Ambiental, y aclaró que no se iniciará la obra en esos tramos hasta que se tengan dichos estudios y se haya consultado a los pueblos originarios.

En un comunicado agregó que “el Tren Maya tiene como premisa la protección de las áreas naturales protegidas porque son un pilar de la economía, un elemento de identidad y valor nacional, un catalizador de conocimiento comunitario y un laboratorio de casos de éxito de conservación y economía sustentable”.

Jiménez Pons, también propuesto como director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), puntualizó que entre las acciones dirigidas a proteger el patrimonio natural de la zona están elaborar Manifestaciones de Impacto Ambiental, reforestar lugares que conlleven un cambio de uso de suelo vegetal.

Durante los primeros días de diciembre se realizará la consulta a pueblos originarios.

El 16 de diciembre se iniciarán los trabajos preliminares para rehabilitar un tramo de vía, y donde existen permisos parciales vigentes expedidos por Semarnat.

Precisó que una vez con todos estos elementos, a inicios del próximo año se solicitarán las Manifestaciones de Impacto Ambiental.

Finalmente, Jiménez Pons aclaró que no se iniciará ninguna obra en los tramos donde no se haya consultado a los pueblos originarios, y no existan estudios ecológicos.