VEME Digital » » Semarnat advierte que Iberdrola está provocando daños en la flora y fauna

Semarnat advierte que Iberdrola está provocando daños en la flora y fauna


By VEME - 05/13/19 11:15 AM




Semarnat advierte que Iberdrola está provocando daños en la flora y fauna

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) determinó que la compañía Iberdrola está causando daños en la flora y fauna endémica en las comunidades de San Pedro Chapulco y Azumbilla por la instalación del “Parque Eólico Industrial de Energía Renovable”.

A pesar de que la empresa afirmaba que el parque eólico “PIER II” ofrecería beneficios a su comunidad, al “suministrar 25 mil hogares y evitar la emisión al medio ambiente de 55 mil toneladas de CO2”, la Semarnat emitió un informe en el que demostró que la compañía estaba afectando gravemente a muchas especies endémicas.

“Hay una afectación en la integralidad funcional y daños irreversibles por pérdida del suelo, con una tendencia de no haber acciones que tiendan a minimizar los efectos negativos, a pesar de algunos esfuerzos por atender el problema”. Expresó la Semarnat a través de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA).

Ante esto, la compañía decidió reubicar a más de 85 mil ejemplares de 40 especies de flora, así como 250 animales de 21 especies de las comunidades que limita con la biósfera Tehuacán–Cuicatlán. Sin embargo estas acciones violentan el Reglamento de la Ley Forestal y Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA).

La Semarnat explicó que los daños causados por Iberdrola son ahora irreversibles debido a la pérdida del suelo donde se comenzó a edificar el Parque Eólico Chapulco o PIER IV, que se trata de un bosque de pino, encino y táscate.

Por si fuera poco, esto afectará, no solo al ecosistema sino también a los habitantes de ahí, desde algunas las aves y las especies en riesgo (de flora y fauna), así como la “modificación permanente del paisaje por la presencia de los aerogeneradores”.

El documento también evidenció que la actividad para su construcción generó una erosión antrópica, provocando afectaciones en la agricultura, mientras que por el uso de suelo se perdieron aproximadamente más de 4 mil 438 hectáreas de terreno.

“Han derivado en una pérdida significativa de su riqueza forestal original, reduciendo los ecosistemas naturales a menos de 26 por ciento del área local”, manifestaron en el MIA.

Por todos estas afectaciones será muy complicado restaurar las áreas y lo más probable es que aumentarán los riesgos hacia las especies amenazadas que necesitan de este ecosistema para sobrevivir. La Semarnat terminó con un pronostico de que habrá una disminución de la superficie forestal por 30 años, de hasta 2 mil hectáreas.

Información: lajornadadeoriente