REQUIERE EL PRÓXIMO GOBIERNO UN “ZAR FRONTERIZO”QUE OBSERVE LA RELACIÓN BILATERAL MÉXICO-EU

La relación con el vecino del norte no debe ser una parte dela política exterior mexicana, sino de una políticainterméstica, pues las repercusiones son para ambos ladosde la frontera, indicó José Luis Valdés Ugalde, del CISAN dela UNAM

La presencia militar en la frontera y la inminente llegada dela caravana migrante puede “escalar en un acontecimientobrutal”, agregó Leonardo Curzio A unos días del cambio de gobierno en México, académicos de laUNAM externaron su inquietud de que para la nueva administración larelación entre los gobiernos de México y Estados Unidos “no seaentendida” adecuadamente.

José Luis Valdés Ugalde, integrante del Centro de Investigacionessobre América del Norte (CISAN), consideró que debe haber un “zarfronterizo” o cláusula que observe la relación bilateral desde unaperspectiva distinta.

En tanto, Leonardo Curzio, de la misma entidad,advirtió que la llegada de la caravana migrante a la frontera norte, y lapresencia militar en ese lugar pueden suscitar un acontecimientobrutal.

A unos días del cambio de gobierno, Valdés Ugalde indicó que “larelación con EU no debe ser una parte de la política exterior mexicana,sino de una política interméstica (local-regional), pues lo que ocurre enla frontera repercute de igual modo del lado de Sonora, Chihuahua,Texas o Arizona.

“Se requiere un ‘zar fronteºrizo’, no sé cómo llamarlo, pero debe ser unindividuo que no esté en la Ciudad de México ni en Washington, y mirela relación bilateral desde una perspectiva diferente, a través de losgobiernos subnacionales”, propuso en la mesa redonda.

“Análisis delas elecciones intermedias de Estados Unidos”, moderada por JuanCarlos Barrón Pastor.

En la sala de seminarios del CISAN, Valdés, investigador universitarioy doctor en Relaciones Internacionales por The London School of Economics and Political Science, mencionó que no ha quedado clarocuál será el equipo que forme parte de la política exterior que dirigirá elcanciller designado Marcelo Ebrard.

“Aparentemente es un equipo que viene de la Ciudad de México y quelo acompañó en el periodo durante su jefatura en el gobiernocapitalino. Es preocupante porque la cancillería es una de lasdependencias burocráticas, junto con Hacienda, másprofesionalizadas”, opinó.

Comentó que en la Unión Americana los demócratas están resentidoscon el gobierno mexicano saliente por no haber tenido el gesto deinvitar a la entonces aspirante presidencial Hillary Clinton a nuestropaís, en 2016, sino sólo a Donald Trump; ante ello, sugirió tenderpuentes de diálogo de manera equitativa, tanto con republicanos comocon demócratas.

“La misiva que escribió el presidente electo de México a Trump destaca porque no ha habido una igual para los demócratas, en dondepor lo menos se extienda una felicitación tras las eleccionesintermedias, y diga ‘vamos a trabajar juntos’”.

Al respecto, Leonardo Curzio manifestó que el gobierno entrante debebuscar interlocución con los legisladores estadounidenses.

Sobre la caravana migrante proveniente de Centroamérica, Curzio,quien ha sido también profesor visitante de la Universidad de Valencia,comentó que ante la presencia militar en la frontera y la llegada de losmigrantes a ese lugar, puede suscitarse una fricción o “girar en unacontecimiento brutal”.

A su vez, Valdés coincidió en que se puede producir un incidente conlos sheriffs o los integrantes de la National Rifle Association, quebuscarían unirse a una estrategia de contención que podría serdelicada.