VEME Digital » » ¿Por qué falta el agua en CDMX?

¿Por qué falta el agua en CDMX?


By VEME - 03/24/21 9:58 AM




Cada año, durante la época de lluvias, caen al menos 600 millones de metros cúbicos de agua en la CDMX y cada temporada sucede lo mismo: el sistema de drenaje se satura provocando encharcamientos, inundaciones.

La ciudad está literalmente construida sobre un lago y al construir casas, edificios, calles, avenidas, poco a poco hemos ido cubriendo la tierra que permitía la infiltración del agua de lluvia al subsuelo. En consecuencia, el acuífero no se puede llenar como lo hacía de forma natural.

Además las lluvias se concentran en ciertas zonas y en ciertos meses. En la temporada de lluvias, de junio a septiembre, cae el 76 % del agua pluviali. Julio es el mes con más días lluviosos del año (20 de 31 días en promedio), mientras que en diciembre solo llueve un día en promedio. Durante la temporada de lluvias no sólo aumenta la frecuencia de las precipitaciones, sino también la intensidad: prácticamente cae el doble de agua cada vez que llueve.

Pero el agua de lluvia no se aprovecha en la Ciudad de México para recargar los mantos acuíferos porque no hay forma de que lleguen, dado que los ríos fueron entubados, por lo que la gran mayoría de la precipitación se pierde yendo directamente al drenaje.

Además, la industrialización y la alta densidad poblacional tienen efectos adversos en la química de las precipitaciones pluviales, que remueven de la atmósfera partículas y gases emitidos por fuentes naturales como la actividad volcánica, y antropogénicas, como emisiones vehiculares e industriales.

Para aprovechar este recurso natural hay procesos de tratamiento adecuado con los cuales es posible tener agua apta para consumo humano. Para ello, debe tenerse cuidado en una adecuada captación del agua de lluvia, filtración, purificación y almacenamiento.

La UNAM cuenta con el Proyecto Jugo de Nube, que desde hace cinco años cosecha agua de lluvia con fines demostrativos y de investigación y abastece dos bebederos: uno al interior del Edificio de Programas Universitarios de la Coordinación de la Investigación Científica y el otro, en donde se consumen cerca de mil 400 litros por semana, en el camino entre la Facultad de Ciencias y el Metro CU.


También, hay diversas alternativas para evitar las inundaciones en la ciudad, desde obras de infraestructura (que aunque necesarias implican un importante gasto y tiempo para su desarrollo), hasta la instalación de sistemas de captación de agua de lluvia. Esta última opción resulta especialmente atractiva porque disminuye la presión sobre el sistema de alcantarillado, no requiere de una gran inversión ni largos tiempos de instalación, y podría ayudar a resolver el problema de la escasez de agua en temporada seca.

Con info de la UNAM e https://imco.org.mx/la-ciudad-mexico-la-inundacion-la-escasez/