Ajenjo

EL PRIVILEGIO DE OPINAR

Manuel Ajenjo

Durante el partido en el que el León, mi equipo favorito, pasó a semifinales en la liguilla, me la pasé comiendo sabrosas botanas del Bajío, sin excluir las “guacamayas” y, para rematar, un pollo placero con enchiladas estilo del tradicional “codo” de la ciudad zapatera.

El partido terminó después de las diez de la noche. Hacía frio. Me puse guantes y calcetines de invierno. Me arrellané en mi sillón reclinable. Ahíto de comida, un sopor inexorable me invadió. De repente estaba yo vestido de verde, pero no el verde esmeralda que es el color de mi equipo. Sino un tono de verde más subido: verde militar. Así vestíamos todos los que estábamos en una reunión. El país se había militarizado. Los ciudadanos, sin excepción, teníamos que usar el cabello cortado de casquete corto. Obviamente, los totalmente calvos estaban exentos de esta obligación. Nadie podía usar barba, únicamente estaba permitido dejarse el bigote, siempre y cuando éste fuera lo más parecido al del general Luis Cresencio Sandoval quien gobernaba la República durante los innings en los que el, aún, jefe del Ejecutivo, Andrés Manuel López Obrador, no le tocaba pitchar o batear. Por este motivo el general Sandoval renunció a la Secretaría de la Defensa para asumir la figura política denominada: Presidente designado.

Tres factores se conjugaron para llegar a ese estado de cosas, uno: el éxito obtenido en el 2022, por el primer mandatario López Obrador en la revocación de mandato, acontecimiento del que surgió la idea de proponer otra consulta popular, que por supuesto fue ganada por el presidente y sus leales,  para que la 4T se fuera a extrainnings; es decir que el gobierno de AMLO permaneciera mientras los, llamados conservadores, le ganaran a los, autoproclamados liberales; o la derecha le ganara a la izquierda, o viceversa, un partido de béisbol, cuyo home run de desempate sería el encarcelamiento de alguno de los expresidentes del siglo XXI. Por cierto, en dicha contienda beisbolera, por decreto presidencial, quedó prohibido el robo de bases.

La segunda causa fue que la selección mexicana de futbol perdiera en la primera ronda del Campeonato Mundial de Qatar 2022, donde llegó al ganar el repechaje, por penaltis, a Nueva Zelanda. La desilusión de la afición fue tal que una turbamulta destruyó el edificio de la Federación Mexicana de Futbol. Se constituyó la Federación Nacional del Deporte; al frente de la misma quedó Alfredo Harp Helú; se instituyó el béisbol como el deporte nacional. El fervor por éste deporte cundió de tal manera que la política de “abrazos, no balazos”, fue cambiada por la de “ni balazos, ni abrazos: batazos”. Se fundó la liga internarco donde los cárteles dirimen sus rivalidades a través del juego de pelota.

La tercera circunstancia que repercutió y trastocó la vida nacional, fue el efectivo cumplimiento y puntual entrega por parte del Ejército, de las obras y proyectos estratégicos más importantes del sexenio de la 4T, esto es el Aeropuerto Felipe Ángeles; el Tren Maya; el ferrocarril Transístmico; y la conversión del Estadio Azteca en parque beisbolero.

La clasemediera colonia del Valle cambió su nombre, ahora es conocida como colonia Beto Ávila. Mi casa está en la avenida Fernando Valenzuela. El lema de la UNAM “por mi raza hablará mi espíritu” fue modificado por una paráfrasis de una frase de Yogi Berra: “las licenciaturas no se acaban hasta que se acaban”.

Sin saber que hago ahí, me encuentro en la glorieta donde estuvo muchos años el monumento a Colón, el cual se pretendió sustituir por el de Las Mujeres que Luchan, en donde en este momento va a inaugurarse la estatua al Pelotero Desconocido. Agitado, despierto. Me doy cuenta que tuve una pesadilla. A mi alrededor todo es normal, menos un detalle: en mi mano izquierda el guante de lana con el que la abrigaba fue sustituido por un guante Newman. ¿Estaré jugando en primera base?