VEME Digital » » Para salvar a Valle de Bravo

Para salvar a Valle de Bravo


By VEME - 02/26/21 9:41 AM




SIGNOS VITALES

Alberto Aguirre

La sequía del 2020 disparó las alertas. El acelerado cambio de uso de suelo forestal a urbano y agrícola, así como el incremento de temperaturas han afectado drásticamente el almacenamiento de agua en la presa Miguel Alemán en Valle de Bravo.

Ese municipio mexiquense —particularmente Avándaro, pero también la cabecera municipal— se convirtió desde hace un año en una extensión de la megaurbe y alberga a miles de residentes habituales de la Ciudad de México.

Esta población flotante ha sufrido, junto con los pobladores de la región, por la disminución de la cota del lago artificial. Locales y chilangos han suscrito una carta abierta al presidente Andrés Manuel López Obrador, en la que advierten por la reducción del caudal del sistema Cutzamala y la consecuente reducción del almacenamiento del agua, destinada a proveer del líquido al 37% de la población del Valle de Toluca y la Ciudad de México.

Ha pasado un mes de que el exhorto fue entregado a la Presidencia de la República. Entonces, la cota del lago se ubicaba por debajo de los 1,812 metros sobre el nivel del mar (el mínimo es de 1,825 y el máximo, de 1,870) y los ciudadanos y OSC que contactaron a la Cuarta Transformación advirtieron que la situación ponía en riesgo la provisión de agua potable para más de cinco millones de habitantes, pero también el equilibrio del ecosistema del propio municipio y del área natural protegida que comprende los ríos Valle de Bravo, Malacatepec, Tilostoc y Temascaltepec.

La baja del afluente, pero sobre todo la calidad del agua son la preocupación de los abajofirmantes que respondieron a la convocatoria de Lys Hagermann. “El lago tiene síntomas fuertes de contaminación, principalmente de bacterias fecales, fosfatos y nitratos, causados en su gran mayoría por las descargas directas de aguas negras a la presa, las descargas de aguas residuales a los ríos que desembocan a la Presa Miguel Alemán —principalmente los ríos Tizates y Amanalco— pero también los ríos González, Carrizal, Molino y Santa Mónica, donde son vertidos también los desechos de las piscifactorías, detergentes no biodegradables y agroquímicos utilizados en cultivos poco sustentables en la región”.

¿Un problema crónico? Niveles similares de agua y contaminantes en la presa dieron como resultado —en 2009 y 2012— grandes concentraciones de una cianobacteria neurotóxica (Anabaena Spp) que forzaron a las autoridades a tomar medidas como cerrar la navegación en la presa y tratar el agua con grandes concentraciones de carbón activado. De acuerdo a los denunciantes, estas acciones tuvieron drásticas afectaciones en la calidad del agua, tanto en su sabor como en su olor, además de incrementar el costo de tratarla.

¿Es posible evitar más afectaciones? Los ciudadanos y las OSC propusieron al gobierno federal y a las autoridades locales reanudar la operación de la Comisión de la Cuenca del Valle de Bravo-Amanalco, con una suficiencia presupuestaria que garantice la protección integral de la zona.

En el corto plazo, sugirieron implementar un programa de manejo integral y saneamiento del Lago, de los ríos y de la Cuenca, así como revisar las obras de conexión al drenaje de los diferentes asentamientos humanos en el municipio y vigilar el funcionamiento de los cárcamos y las plantas de tratamiento en la región.

En el mediano plazo, sugieren, es necesario prevenir la contaminación de los mantos acuíferos, vigilar los cambios de uso de suelo y promover un manejo integral de la Cuenca mediante esquemas de agricultura orgánica —sin pesticidas ni fertilizantes químicos— agroforestería y aprovechamiento sustentable de los bosques.

Al paso de un mes, los vecinos de Valle de Bravo esperan respuesta.

EFECTOS SECUNDARIOS

ACOMODOS. La partida de Víctor Hugo Borja del IMSS para integrarse al INSABI propició un ajuste en la directiva de la institución que encabeza Zoé Robledo, quien llamó a Célida Duque Molina para hacerse cargo de Prestaciones Médicas y removió a Javier Guerrero García de la secretaría general a la Dirección de Vinculación Institucional y Evaluación de Delegaciones. Al equipo se incorpora Marcos Bucio Mújica como secretario general.