VEME Digital » » No hay nada “Maya” sobre el Tren Maya de México

No hay nada “Maya” sobre el Tren Maya de México


By VEME - 03/10/20 7:54 AM





La búsqueda de megaproyectos del presidente mexicano AMLO beneficiará a las industrias turísticas y extractivistas, pero no a la población local, explica el activista maya Pedro Uc Be.


Cuando Andrés Manuel López Obrador (AMLO) asumió la presidencia mexicana el 1 de diciembre de 2018, prometió al país una transformación y el fin de la política neoliberal que ha llevado a la grave y multifacética crisis que enfrenta la sociedad mexicana en la actualidad. Para cumplir su promesa de progreso económico y social, AMLO y su administración han desarrollado una política de infraestructura que se enfoca en los llamados megaproyectos: empresas complejas a gran escala que reestructurarían regiones enteras de México para abrirlas al público nacional. y mercado internacional e integrar a las poblaciones locales en la economía capitalista.

Se destacan tres proyectos en particular:

En primer lugar, el Tren Maya, una línea ferroviaria de más de 1,500 kilómetros destinada a hacer accesibles los empobrecidos estados del sudeste de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo para el turismo de masas.

En segundo lugar, el Corredor Transístmico, un enlace entre los océanos Atlántico y Pacífico a lo largo del istmo de Tehuantepec, a través del desarrollo de líneas de trenes, centros logísticos y puertos, que se supone hacen de México un centro de comercio internacional.

Y tercero, el Proyecto Integral Morelos, que consta de varias plantas de calefacción y gas natural y está destinado a suministrar energía al corredor industrial del centro de México.

Mientras que las corporaciones internacionales aplauden estas políticas, las organizaciones indígenas de izquierda como el Congreso Nacional Indígena (CNI) y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) se oponen en gran medida a ellas, ya que temen la destrucción de los recursos naturales y no ven ningún beneficio para el poblaciones afectadas.

Sobre todo esto y más, la revista ROAR habló con Pedro Uc Be, un poeta y activista maya, que vive en el sureste del estado de Yucatán y forma parte de la organización indígena Asamblea de Defensores del Territorio Maya Múuch ‘Xíinbal’ y es delegado. a la CNI. Ha estado activo en la defensa de los territorios indígenas durante varias décadas.

Alexander Gorski: Pedro, para ti y tu organización, los megaproyectos impulsados por la administración del presidente López Obrador no son nada nuevo. Usted ha estado defendiendo sus territorios durante décadas contra las compañías multinacionales y sus intentos de desposeer a las comunidades indígenas.

¿Puedes hablar sobre este trabajo y cómo se relaciona con la identidad maya?
Pedro Uc Be : Durante más de 30 años hemos acompañado a diferentes comunidades mayas de la península de Yucatán en su viaje. Eso significa que hemos fomentado una especie de reflexión con ellos sobre los valores de nuestra cultura, sobre la importancia de nuestro idioma y sobre la situación de nuestra identidad, que tiene que ver con nuestros modos de vida, nuestras formas de organización, nuestros modos. de vestirse y relacionarse, pero sobre todo de amar nuestra tierra y todo lo que existe dentro de la naturaleza.

Este ha sido un trabajo lento y muy difícil, principalmente desde que la cultura maya se ha visto aplastada por siglos de explotación y opresión. Especialmente desde la Guerra de Castas de Yucatán , una larga confrontación entre los pueblos mayas y los colonos de ascendencia europea que duró desde 1847 hasta 1901, nuestra cultura ha sido marginada y reprimida por el estado. Muchos de nuestros antepasados fueron vendidos como esclavos a Cuba y otros se dejaron morir de hambre en lo que ahora es el estado de Quintana Roo. Los que permanecieron vivos en la península de Yucatán son los que fueron retenidos como esclavos en las haciendas de los grandes terratenientes.

Esta derrota política, militar y cultural hizo muy difícil para el pueblo maya comenzar a recuperar su conciencia, su identidad y sus valores como cultura.

Desde entonces, cada gobierno ha hecho parte de su curso de acción establecer una política de clientela dirigida al pueblo maya, por ejemplo a través de programas sociales, para mantenerlos subordinados. En las últimas décadas, esto siempre estuvo vinculado al despojo masivo de tierras indígenas por parte de corporaciones transnacionales.

¿Qué tipo de proyectos intentaron instalar estas corporaciones en la península de Yucatán?
Granjas porcinas, parques eólicos y fotovoltaicos, turismo de alto impacto, plantaciones de soja transgénica, por nombrar algunos. Estos proyectos tienen una cosa en común: la ocupación hostil del territorio maya de la península de Yucatán. Estos proyectos de desarrollo son, en última instancia, extremadamente dañinos para la vida de las comunidades, ya que son desplazados de sus lugares de origen y separados de sus tierras ancestrales. Estos proyectos no solo tienen un impacto ambiental, sino que también tienen un impacto social y cultural y lingüístico.

Muchos sostienen que estos proyectos en realidad representan la oportunidad para que las comunidades indígenas superen la pobreza y la marginación y se integren en la economía nacional.
En realidad, el pueblo maya no ve ningún beneficio de estos proyectos. Podemos decir esto con certeza, porque hemos visto esta escena desarrollarse antes. Cada vez que la propaganda de las corporaciones y los gobiernos afirma que los pueblos indígenas se beneficiarán y que traerán desarrollo a nuestras comunidades. Dicen que van a crear empleos, que van a mejorar nuestra forma de vida y así sucesivamente.

El discurso es muy elaborado y de ninguna manera es nuevo. Pero al final, los beneficios económicos y políticos siempre han estado de su lado, nunca del nuestro.

¿Qué papel juega el gobierno en la implementación de estas políticas de infraestructura?
Teóricamente, el gobierno tiene la obligación de investigar el impacto social, ambiental y cultural de estos proyectos. Pero en la práctica, hemos sido testigos de la corrupción generalizada de las autoridades locales, regionales y federales. Ha quedado claro que existe un acuerdo entre el gobierno y estas grandes empresas.

Por ejemplo: las agencias gubernamentales realizan estudios falsos de impacto ambiental que son convenientes para las empresas. Esto manipula la opinión pública y facilita que las empresas despojen a las comunidades de sus tierras y hagan lo que quieran con ella para acumular más y más capital. Al final hay una complicidad de los tres niveles de gobierno con las empresas transnacionales.

¿Y qué hay de la sociedad civil? ¿Los movimientos indígenas trabajan con organizaciones no gubernamentales (ONG) para defenderse de este ataque?
Sí, pero también ha habido dificultades. Muchas de las ONG que se han declarado solidarias con las comunidades no están dispuestas a enfrentar realmente las violaciones sistémicas que tienen lugar en nuestros territorios. Solo investigan, informan y documentan. Si bien esta información es sin duda muy útil para nuestra lucha, no es suficiente. Uno tiene que organizarse diariamente para oponerse a estos proyectos.

Nosotros como comunidades no estamos organizados como entidades legales. Somos pueblos indígenas que se unen, reflexionando y resistiendo colectivamente contra este sistema que solo trae muerte y destrucción.

¿Cuáles son los modos de tu resistencia?
La clave para nosotros es la información y la organización. En nuestras propias comunidades, pero también para la sociedad en general. Además, también hemos utilizado medios legales para desafiar proyectos específicos. Con esta combinación, hemos evitado con éxito que varias compañías instalen proyectos de desarrollo en nuestra tierra. Y esto es precisamente lo que está molestando a las empresas. Las amenazas contra nosotros y las campañas de desinformación sobre nuestras luchas muestran que los capitalistas están preocupados, porque han visto que existe una resistencia decidida de nuestro territorio.
Ahora el Tren Maya está amenazando una vez más la integridad territorial de las comunidades indígenas en la península de Yucatán. ¿Cuál es su evaluación de este proyecto?


El Tren Maya comienza su agresión con su nombre. No hay nada maya al respecto. No fue un proyecto desarrollado por nosotros, ni fue un proyecto solicitado por nosotros. Y aunque el tren es uno de los proyectos centrales de la administración actual, no hay información confiable disponible para las comunidades afectadas sobre su impacto.

Lo que sabemos hasta ahora sobre el proyecto es solo lo que la propaganda de la autoridad competente, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), quiere que creamos. Dicen que el tren será para turistas y carga. Eso significa: no para los mayas. Porque nuestras comunidades empobrecidas no tienen el dinero para viajar. Y tampoco tenemos fábricas, por lo que no necesitamos trenes para la carga.

Pero el problema no es solo el tren. Según Fonatur, el gobierno planea construir ciudades en cada una de las paradas del tren con hasta 50,000 habitantes. En primer lugar, esto conducirá a una urbanización descontrolada, que solo beneficiará a las empresas inmobiliarias y a los funcionarios corruptos del gobierno. Los efectos para los ecosistemas serán totalmente negativos. Hasta ahora, no hay estudios independientes de impacto ambiental. Y en segundo lugar, hemos visto lo que sucedió en Cancún y la Riviera Maya, donde el turismo de masas ha llevado a una situación de violencia y degradación social. No queremos vivir de esta manera.

Es por eso que para nosotros, el Tren Maya amenaza todo: nuestras formas de vida tradicionales, nuestra naturaleza, nuestro idioma, nuestra cultura y nuestro futuro como pueblo maya.

El 15 de diciembre de 2019, el gobierno llevó a cabo una consulta sobre el Tren Maya, que no solo fue criticado por los opositores de los proyectos, sino también por las Naciones Unidas y varias organizaciones de derechos humanos. ¿Que pasó?
La consulta gubernamental fue una burla del pueblo maya. Al igual que cualquier consulta que cualquier gobierno haya hecho sobre la península de Yucatán cuando se trata de megaproyectos.

Primero, la boleta electoral solo incluye una larga lista de beneficios y no menciona ningún tipo de posible impacto negativo. En segundo lugar, solo un poco más de 90,000 personas participaron en la consulta, ni siquiera el tres por ciento del electorado. La gran ausencia de las urnas refleja la oposición de la gran mayoría de los mayas. En tercer lugar, no hubo una participación efectiva de las mujeres indígenas, porque en muchas comunidades solo las autoridades, en su mayoría hombres, fueron llamadas a votar. Y, por último, documentamos una larga lista de irregularidades durante el proceso electoral, que van desde amenazas e intimidaciones.

En resumen, esta consulta fue una farsa. Era solo una justificación para una decisión que ya había sido tomada por el gobierno. Es, como escribió el escritor colombiano Gabriel García Márquez, “una crónica de una muerte anunciada”.

Una de las estrategias empleadas por los gobiernos y las empresas en el contexto de los megaproyectos es la división de las comunidades en lucha. ¿Qué has presenciado en este sentido hasta ahora?
Definitivamente siempre ha habido intenciones de dividirnos. Al final, esa es la base de cada gobierno: divide y vencerás. Ahora, con todo lo que ha sucedido, hay dificultades en nuestras comunidades. Hay confrontaciones y conflictos. Vemos una herida en el tejido social debido a las confrontaciones entre las personas que quieren preservar sus tierras y aquellos que quieren ofrecerlas al gobierno y las corporaciones transnacionales.

Usted habló sobre las amenazas contra los críticos del Tren Maya en el contexto de la consulta. Usted mismo ha sido atacado, ¿puede hablar de eso?
Dos días después de la consulta recibí un mensaje a través de WhatsApp. En un lenguaje vulgar fui amenazado de muerte si no dejaba de molestar los intereses de los desarrolladores. Me dieron 48 horas para salir de aquí y detener todo lo que estaba haciendo, o me iban a matar.

Nosotros, como organización, hemos enfrentado muchas amenazas y siempre las hemos hecho públicas, ya que creemos que las personas deberían saber sobre esto. Afortunadamente, la noticia se difundió muy rápidamente y hubo una avalancha de declaraciones de solidaridad a nuestro favor. También presentamos una queja en el mecanismo federal para defensores de derechos humanos y periodistas. Ahora, debido a esta presión social, la policía federal y estatal patrulla mi casa y la casa de mi hijo, quien también fue amenazado. También me dieron un botón de alerta para llamar a la policía si pasa algo.

¿Crees que todavía es posible un diálogo con el gobierno de López Obrador?
Creo que el gobierno actual, debido a los compromisos que tiene con la clase empresarial, es difícil de dialogar. La administración de López Obrador ha sido insensible con nosotros y nos ha descalificado al comparar nuestras críticas con las posiciones de derecha. El propio AMLO nos dijo que somos “reaccionarios” y “ultras”. También ha negado que estos megaproyectos sean neoliberales. Él dice que son medidas sociales. Pero vemos que el Tren Maya es una continuación de la política neoliberal y que muchos funcionarios del gobierno de AMLO son miembros de los partidos de derecha PRI (Partido Revolucionario Institucional) y PAN (Partido de Acción Nacional). Entonces, si buscas reaccionarios, debería mirar del lado del gobierno, no del nuestro.
Entonces, no, no creo que haya ningún diálogo serio. Vamos a seguir organizándonos y denunciando los abusos del gobierno y las corporaciones transnacionales. En el momento apropiado, si la asamblea lo considera, también vamos a tomar acciones legales contra el Tren Maya.

¿No solo eres un activista en defensa de las tierras indígenas, sino también un escritor, poeta y profesor consumado en lengua maya? ¿Qué papel juegan la cultura y las artes en la resistencia indígena?
Creo que el papel de la cultura, la poesía y la literatura es fundamental. El arte no puede ser ajeno a lo que está sucediendo en nuestras comunidades. La literatura que no denuncia el dolor que vivimos a diario, difícilmente puede ser literatura. Pero también el amor a la naturaleza y a los seres humanos es inherente a la literatura y a todas las formas de expresión artística. Tener formas de belleza en la exposición y construcción de la palabra ante esta triste realidad es parte de nuestra lucha por la vida.

No estamos luchando por intereses personales, estamos luchando por la naturaleza misma. Y esto, también lo hacemos a través de la poesía, la literatura, la música o el teatro, porque el arte es un canal donde podemos compartir lo que sentimos y lo que pensamos.

ALexander Gorski para Roarmag.org



TE RECOMENDAMOS