Niños Héroes de Chapultepec; mito y realidad


By VEME - 09/13/18 12:00 PM




El 13 de septiembre de 1847,  en la toma del Castillo de Chapultepec por parte de las fuerzas invasoras de Estados Unidos, seis cadetes mexicanos ofrendaron sus vidas en defensa de la soberanía nacional.

Así como la narración de milagros y las imágenes milagrosas de los santos se convirtió en una forma literaria en la época de la colonia en México, así la historia es literatura que expresa verdades morales.

La historia va cambiando según quien la narra y que interesas sirva y sobre todo qué moraleja se quiere que trascienda.

La historia oficial se ha encargado de reducir la batalla exclusivamente al sacrificio de los jóvenes cadetes, pero aquel día de septiembre había poco más de 800 soldados mexicanos que fueron apoyados por el batallón activo de San Blas con 400 hombres y medio centenar de cadetes del Colegio Militar.

“Que los niños héroes ni eran niños ni eran héroes”, “que Juan Escutia no se tiró envuelto en la bandera, sino que se cayó por ebrio”, “que no eran cadetes sino reos prisioneros en el castillo”, “que la gesta sólo cobró importancia por necesidad política hasta Miguel Alemán”, entre otros mitos y rumores son los que se escuchan y se saben sobre el evento histórico.

La historia oficial

Se trata de Juan de la Barrera, Juan Escutia, Agustín Melgar, Fernando Montes de Oca, Vicente Suárez y Francisco Márquez.

La defensa de Chapultepec corrió a cargo de 200 cadetes del Colegio Militar a las órdenes de los generales Nicolás Bravo y Mariano Escobedo, así como de 632 soldados del batallón de San Blas bajo el mando del coronel Santiago Xicoténcatl.

Para reforzar a esa pequeña guarnición, el general Antonio López de Santa Anna envió al pie del cerro a dos mil 450 hombres, sin embargo, eran poco más de siete mil los invasores.

Después de aniquilar al batallón, los soldados estadounidenses escalaron el cerro y penetraron al Castillo, donde los cadetes mexicanos -la mayoría con edades de entre 15 y 18 años- lucharon cuerpo a cuerpo hasta encontrar la muerte.

En honor a los seis cadetes caídos en la Batalla de Chapultepec se instituyó, desde 1881, la celebración, cada 13 de septiembre, como fiesta cívica en México; además, sus nombres se encuentran inscritos con letras de oro en el Muro de Honor del Salón de Sesiones del Congreso de la Unión.

El mito

El mayor mito que rodea a los Niños Héroes es la conmovedora escena en la cual Juan Escutia —que no era cadete del Colegio Militar— toma la bandera mexicana y decide arrojarse desde lo alto del Castillo de Chapultepec antes que verla mancillada por los invasores.

Escutia no murió por un salto ni envuelto en una bandera, cayó abatido a tiros junto con Francisco Márquez y Fernando Montes de Oca cuando intentaban huir hacia el jardín Botánico.

La bandera mexicana fue capturada por los estadounidenses y fue devuelta a México hasta el sexenio de José López Portillo.

Se dice, todo mito debe comenzar con la frase se dice: que para apaciguar los ánimos y resaltar los valores de la mexicanidad sobre la amenaza exterior, el gobierno decidió recurrir a la historia. Hoy se sabe que el sistema político mexicano manipuló la historia y negó su lugar a otros personajes que también participaron en 1847.

Como siempre todo mito está sustentado en la realidad y nada de lo que aquí se expone está científicamente comprobado. 



TE RECOMENDAMOS



¿Qué hay detrás de las últimas declaraciones de AMLO?

¿Qué hay detrás de las últimas declaraciones de AMLO? <iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/lWHTFPw4mVo?autoplay=1" frameborder="0" allow="autoplay; encrypted-media" allowfullscreen></iframe>

Ver más


Existen pruebas contra el “Porro” detenido por agresiones en la UNAM

Existen pruebas contra el "Porro" detenido por agresiones en la UNAM A través de los videos de la agresión a estudiantes del CCH Azcapotzalco en…

Ver más