Miles de niños en el mundo podrían pasar la Navidad sin recibir regalos, ¿la razón? Santa Claus no ha logrado transportar los juguetes ante el retraso en el transporte marítimo de China y Estados Unidos.

La pandemia de Covid-19 provocó que el transporte marítimo registrara una caída del 90% en el comercio mundial, después de que en los principales puertos solo se exportara material médico para combatir el virus; por lo que acumuló el resto de materiales para comercializar.

Ningbo-Zhousan, el segundo puerto más activo de China, transporta anualmente 29 millones de contenedores de seis metros de alto, sin embargo, tras la pandemia de Covid-19, la reducción en los viajes acumuló los depósitos en el embarcadero.

En las últimas semanas, la terminal Ningbo-Meishan registró una fila con más de 50 barcos esperando a descargar, después de que se reportaran contagios de Covid-19 en el embarcadero, acumulando retrasos y desviando barcos a puertos alternos.

China cuenta con ocho de los diez puertos más activos del mundo, sin embargo, actualmente se encuentran funcionando a una capacidad muy inferior a la normal debido a las restricciones sanitarias.

Por su parte, la costa oeste de Estados Unidos, también ha experimentado una dura congestión, al acumular decenas de barcos anclados en la bahía de San Pedro, California, esperando el acceso a los puertos de Los Ángeles y Long Beach para descargar.

¿La pandemia de Covid-19 afecta los precios de envío?

La aglomeración de barcos en los puertos marítimos ha provocado el encarecimiento de diversos productos, por los aumentos exagerados del transporte.

En los últimos meses, un contenedor de China a Estados Unidos, pasó de valer 2 mil dólares a más de 20 mil, mientras que, el tiempo de traslado también se multiplicó, demoraba tres días en cargar y regresar, sin embargo, actualmente se tarda más de dos semanas.

Para evitar pérdidas mayores, las navieras decidieron subir sus fletes y disminuir la operación de los barcos, ya que, ante el exceso de mercancía en espera de ser descargada, no se dan abasto.

Con la apertura comercial y el confinamiento por la pandemia de Covid-19, el consumo y los envíos se dispararon; el dinero que destinaban los ciudadanos estadounidenses al turismo, fue invertido en la compra de productos, entre los que destacan los juguetes con un 74%, los electrodomésticos con 49%, y los bienes de consumo un 22 por ciento.

Con la mayoría de los países vacunando a su población y con las economías reabriendo, la demanda en las compras ha aumentado en los últimos meses, sin embargo, ​los puertos no han logrado aumentar su servicio.

¿Cuál es el futuro de los barcos de carga?

Ante el aumento en la demanda de productos y la escasez de contenedores y buques, algunas empresas de transporte han solicitado la construcción de portacontenedores, sin embargo, la construcción de un barco tarda entre dos y tres años, por lo que, a corto plazo, los embarcaderos no podrán eliminar las filas ni la alta demanda de comercio.

Si el problema con las tarifas de envío continúa, es probable que los países líderes en comercio cuestionen la dependencia que existe hacía China como centro de fábrica mundial.

Con las fricciones entre China y Estados Unidos, y con un reciente sentimiento de regionalización, algunos países han comenzado a apostar por producir más bienes de consumo en las naciones más cercanas.

¿Llegarán los regalos de Navidad?

Actualmente, los barcos de carga en China, se encuentran calculando el tiempo de la ruta para regresar a tiempo a su puerto para reabastecerse.

La ruta desde Estados Unidos hasta China tiene una duración de 45 días, por lo que los barcos debieron de salir a mediados de octubre para llevar las mercancías de diciembre, sin embargo, si para el último mes del año, no ha desaparecido la congestión de los puertos, es posible que algunos regalos no lleguen a tiempo para las festividades de fin de año.

Mientras más dure la crisis de transporte, más grandes será la escasez de productos navideños en los centros comerciales y en los hogares de los países occidentales.

El desahogo de los barcos de carga, podría compensar las pérdidas que los empresarios minoristas han registrado desde que inició la pandemia de Covid-19.

Reflexión ¿Robustecer la industria nacional?

No puede ser que todo lo que se consuma sea traído de fuera.

El desarrollo económico y social del México del futuro está correlacionado con sus capacidades productivas y las empresas público y privadas que viven en su interior.

Un modelo económico socialmente sustentable precisa de unidades productivas financieramente viables, capaces de propiciar estabilidad social por medio del empleo formal que generan.

Para lograrlo es necesario instrumentar una nueva política industrial comprometida con el aumento del valor agregado, el desarrollo tecnológico, el fortalecimiento de los encadenamientos productivos entre empresas y el aumento sostenido de la productividad.

Con info de Agencias