VEME Digital » » Murió Adolfo Mexiac, máximo exponente de la gráfica mexicana

Murió Adolfo Mexiac, máximo exponente de la gráfica mexicana


By VEME - 10/14/19 1:01 PM




El artista plástico y grabador Adolfo Mejía Calderón, mejor conocido como Adolfo Mexiac, murió a los 92 años, fue un hombre coherente con sus principios, de pensamiento progresista, siempre antepuso su espíritu rebelde frente a las instituciones.

Nació en el corazón del Estado de Michoacán (7 de agosto de 1927, Cuto de la Esperanza, cerca de Morelia) y adoptado por Colima, a los 17 años decide cambiar su apellido Mejía al de Mexiac y la herencia del campo por la instrucción artística, elecciones que dan un claro panorama del devenir de un artista prolífico, de innumerables logros y una vida rica de experiencias talladas por él mismo.

El artista inició su formación artística en la Escuela Popular de Bellas Artes de Morelia, posteriormente, en la Ciudad de México, ingresa a la Escuela Nacional de Artes Plásticas (ENAP) de la UNAM y se integra como alumno irregular en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”, por ello, al integrarse a producir y colaborar en el Taller de Gráfica Popular (TGP), contaba ya con un bagaje técnico y de conocimiento vasto.

Aunado a lo anterior, el trabajar al lado de destacados creadores como Leopoldo Méndez, Pablo O´Higgins y Luis Arenal y dedicar su trabajo a la producción de carteles, ilustraciones y obra estampada, enriqueció y perfeccionó su manejo en las diferentes técnicas de esta disciplina.

Muestra de lo anterior es la obra creada en 1961, titulada Despertar, que en este Homenaje se expone desde la conceptualización como boceto a color, la concreción a través de la matriz tallada en madera hasta la culminación que es la estampa en el papel.

Justo es el reconocimiento nacional e internacional otorgado a la obra titulada Libertad de Expresión, que recorrió el mundo como estandarte en los movimientos sociales de los años 60, creada en 1954 en el estado de Chiapas y que retrata la voz acallada de un hombre fiero.

Pero también lo es el reconocimiento a las piezas clave que dan recuento de los sucesos políticos y sociales de los que Adolfo Mexiac fue partícipe. A través de piezas que enaltecen no sólo la riqueza plástica y técnica de su producción sino que confirman la virtud historiográfica de la misma.



TE RECOMENDAMOS