VEME Digital » #MujeresdeMéxico “Es un delito ser mujer y tener talento”: María Izquierdo - VEME Digital

#MujeresdeMéxico “Es un delito ser mujer y tener talento”: María Izquierdo


By VEME - 10/5/18 11:45 AM




#MujeresdeMéxico

Para conocerla mejor

Una nube negra se cernió sobre María Izquierdo en octubre de 1945, pero ella demostró su carácter cuando el jefe del Departamento del Distrito Federal, Javier Rojo Gómez, canceló el contrato que había firmado meses atrás con la jalisciense para que pintara un mural en el cubo de la escalera principal del antiguo Palacio del Ayuntamiento, corazón político de la moderna y pujante capital del país.

El hecho trascendió a los periódicos y se habló durante meses: Izquierdo iba a ser la primera mujer en llevar su pincel hasta las paredes de un edificio de gobierno de tal relevancia, como lo habían hecho en otros muros Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, “los tres grandes” del muralismo; sin embargo, a pocos meses de que terminara el plazo fijado para la realización de la obra (diciembre de 1945) y sin mediar explicación, el funcionario le notificó que no podía pintar ahí. En compensación le ofrecía los muros de cualquier escuela o mercado, espacios con menor carga política.

La respuesta de Izquierdo fue rotunda: si no era ahí, no pintaría en otro lugar. Con esta postura la pintora trataba, como lo había hecho ya antes, de definir su papel en el mercado del arte en México, defender su reputación y la calidad de su trabajo frente a quienes la desprestigiaban.

En febrero de 1945, cuando firmó el contrato con Rojo Gómez, María Cenobia Izquierdo Gutiérrez había llegado a un punto decisivo en su trayectoria artística, forjada desde finales de los años veinte: por fin ingresaría a la gloriosa lista de los muralistas mexicanos, quienes conformaban un movimiento que colocaba a nuestro país como punta de lanza en el ámbito artístico internacional.

María

Izquierdo  fue apoyada e instruida por  Rufino Tamayo, quien además tuvo una relación personal con María.

María izquierdo además de haber incursionado en distintas corrientes artísticas como el surrealismo, y un tipo de nacionalismo, manifestó su propia creatividad haciendo de su obra una alegoría de la soledad, la tristeza y la condición de la mujer.

Recordemos que en el siglo antepasado, casi no había mujeres que destacaran en las artes y las pocas que había en nuestro país, no eran muy bien vistas.

Esta pintora mexicana fue la primer mujer en exponer su obra fuera de nuestro país y codearse con grandes figuras del arte, como el maestrazo Diego Rivera. Ella siempre fue una feminista, que defendía y abogaba por los derechos e igualdad de las mujeres. Activista, inquieta y rebelde siempre, María manifestó en palabras, acciones y pinturas su postura política y social.

A la fecha, su obra es reconocida en todo el mundo,  aunque desafortunadamente, muchas de sus pinturas se perdieron y algunas pertenecen a colecciones privadas en el extranjero.

 



TE RECOMENDAMOS