VEME Digital » » Modernizar al SCT-Metro

Modernizar al SCT-Metro


By VEME - 10/14/20 9:25 AM




SIGNOS VITALES

Alberto Aguirre

Enfilados a una recesión y predeterminado por la crisis sanitaria del Covid-19, el gobierno de la Ciudad de México tiene escaso margen de maniobra: las prioridades son los programas asistenciales y la reducción del gasto corriente. Las obras de infraestructura podrían financiarse con deuda, pero el modelo de austeridad republicana implantado desde Palacio Nacional ha condicionado las gestiones del Palacio del Ayuntamiento.

Para la 4T, la contratación de deuda es una opción descartada, por default. ¿Y las asociaciones público-privadas? Poco viables, a juzgar por lo ocurrido con el último tramo del Tren Maya. En la capital de la República, por el contrario, el gobierno de Claudia Sheinbaum ha recurrido a la figura del contrato de Prestación de Servicios de Largo Plazo para emprender la modernización de la Línea 1 del Sistema de Transporte Colectivo Metro… dejará en garantía las participaciones federales presentes y futuras que le correspondan del Fondo General de Participaciones.

El contrato, por 19 años, abarca la rehabilitación de vías y sistemas eléctricos en las estaciones de la línea 1; el suministro y puesta en servicio de un lote de 30 trenes nuevos con carros de rodadura neumática, además de la reparación de otros 10 trenes NM16 en funcionamiento, de reciente adquisición.

Adicionalmente ocurrirá la puesta en servicio de un nuevo sistema de control de tipo “Control de Trenes a Base de Telecomunicaciones Continuas”.

La vigencia del contrato contempla cuatro años para la implementación —que concluye con la puesta en marcha del último de los 30 trenes nuevos—, siete años para el mantenimiento y conservación de trenes y vías y 15 años para el mantenimiento y conservación del sistema de control.

Actualmente, el Metro de la CDMX concatena una red férrea de 226 kilómetros. El trazo que ahora conecta las terminales de Observatorio con Pantitlán fue el primero en abrir sus puertas para los capitalinos, hace 51 años. En este lapso, la infraestructura presenta un notable desgaste y ahora mismo, el servicio registra retrasos de hasta 15 minutos, trenes con cortos circuitos, convoyes saturados, inundaciones en temporada de lluvia y comercio informal, entre otros imponderables.

De muy poco sirvió que durante la gestión de Miguel Ángel Mancera, el SCT incrementara su tarifa —de tres a cinco pesos—, con la promesa incumplida de mejorar el servicio. De ese subidón han pasado siete años y en ese lapso, los proyectos de mejora y modernización no pudieron concretarse no obstante la propuesta elaborada por el ingeniero Joel Ortega, que sirvió como basamento para idear el CETRAM en Observatorio, que conectaría con el Tren Interurbano México-Toluca.

Han pasado cuatro meses de la publicación de la convocatoria para la licitación internacional del contrato PPS para la modernización de la Línea 1. De acuerdo con la información más reciente divulgada por Banobras —en el portal de internet Proyectos México—, esta inversión (catalogada como Brownfield) requeriría 850 millones de dólares. Pero el Congreso de la CDMX autorizó antes del Covid-19 un monto de 38,734 millones de pesos, con IVA incluido, a lo que hay que actualizar esta cifra por el tipo de cambio y pues las cuentas no salen con la depreciación tan fuerte del peso mexicano. En este momento de crisis, el mayor riesgo será el endeudamiento para el gobierno capitalino.

La junta de aclaraciones ocurrió el pasado 31 de julio. Una veintena de empresas manifestaron interés y se espera que presenten ofertas. Entre los licitantes están Alstom, Bombardier, CAF, Siemens, Mitsubishi y Thales, además de las empresas chinas CRRC y China Railway Construction Corporation, esta ultima obtuvo hace seis años el fallido contrato para el tren rápido México-Querétaro.

Efectos secundarios

RECLAMACIONES. A punto de resolverse la migración del sistema que alberga al Registro Nacional de Población —léase la CURP—, surgieron suspicacias entre los participantes. Se trata de la licitación LA-004000998-E43-2020 para la Contratación del “Aprovisionamiento y Migración 2020, Administración y Operación de los Servicios de Cómputo de la DGRNPI 2020-2023” a la que postularon Sixsigma Networks México, de Kio Networks; Total Play Telecomunicaciones; Triara Com, y T-Systems México. La empresa de María Asunción Aramburuzabala, dicen los que saben, equiparía la dependencia federal con equipo de cómputo usado que está permitido en dicha licitación, mientras que las otras firmas sí utilizarán tecnología nueva. Sixsigma Networks presentó una oferta de un poco más de 254 millones de pesos, Triara Com 303 millones, Totalplay 564 millones, mientras que T-Systems no presentó oferta.

DETALLES. Tras de la firma del convenio de colaboración con el gobierno de México, Pfizer y BioNTech revelaron que entregarán un máximo de 34.4 millones de dosis de su vacuna candidata BNT162b2, basada en ARNm, contra el SARS-CoV-2, y un mínimo de 15.5 millones de dosis, en un acuerdo cuyo cumplimiento quedó sujeto al éxito del estudio clínico y a la autorización de Cofepris. A petición de las autoridades mexicanas, las entregas se realizarán progresivamente hasta el 2021. No se revelaron los detalles financieros del acuerdo. Además de los compromisos con los gobiernos, Pfizer y BioNTech han manifestado su interés en un posible suministro a COVAX Facility, un mecanismo establecido por la Alianza Mundial para la Vacunación (GAVI, por sus siglas en inglés), la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias (CEPI) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) que tiene por objeto proporcionar a los gobiernos, incluidos los de mercados emergentes, un acceso temprano a una amplia cartera de vacunas candidatas  Covid-19, utilizando una serie de plataformas tecnológicas, producidas por múltiples fabricantes de todo el mundo.

PROYECCIONES. En su última actualización del pronóstico de perspectivas económicas, el Fondo Monetario Internacional proyectó un decrecimiento global de -4.4% para el 2020. Una profunda recesión, definió la economista jefe del FMI, Gita Gopinath. “Esperamos que el crecimiento se recupere parcialmente en 2021, volviendo al 5.2 por ciento. Sin embargo, con la excepción de China, la producción se mantendrá por debajo de los niveles de 2019 en todas las economías avanzadas y las economías emergentes y en desarrollo, hasta bien entrado el 2021. Por lo tanto, vemos que la recuperación de este colapso catastrófico probablemente será larga e incluso incierta”, refirió. “Existen amplios riesgos al alza y a la baja. Por el lado positivo, podríamos tener un desarrollo positivo en términos de tratamientos y vacunas que podrían acelerar el fin de esta crisis de salud. Y también podríamos tener más apoyo político que ayudaría. Pero existen muchos riesgos a la baja. Podríamos tener peores noticias en el frente de la salud y podríamos tener mayores turbulencias financieras en un momento en que la deuda está en el nivel más alto registrado en la historia. Y tenemos crecientes tensiones geopolíticas que también podrían descarrilar la recuperación”. Para México, la previsión de la contracción económica es de -9.9% del PIB.

Twitter@aguirre_alberto