Durante una visita de tres días a México, el presidente del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Filippo Grandi, reiteró el compromiso de la organización para fortalecer el sistema de asilo y encontrar soluciones a los retos de la migración.

Filippo Grande se reunió con la subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Martha Delgado, para firmar un convenio, en el que cien personas refugiadas podrán estudiar la universidad en México.

Por su parte, con el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alejandro Encinas, firmó un convenio para fortalecer a la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR).

Durante 2021, se han registrado más de 116 mil solicitudes de asilo en México, cifra 46% superior a la de 2019, año en el que se había reportado un mayor registro.

Acompañado por el coordinador residente de las Naciones Unidas en México, Peter Grohmann, Filippo Grandi confirmó que en México se encuentran llegando personas con necesidades de protección, de las cuales, la mayoría son de nacionalidad haitiana.

“No puede haber una sola respuesta, las soluciones tienen que ser integrales e inclusivas con un enfoque regional, es crucial reforzar el sistema de asilo y asegurar alternativas migratorias y una integración efectiva”, afirmó Filippo Grandi.

El programa de reubicación de ACNUR ha beneficiado a más de 14 mil personas refugiadas, sin embargo, la cifra se podría ampliar a personas con una regularización migratoria alternativa al asilo.

Actualmente, el programa se ha implementado en 11 ciudades del centro y norte de México, en entidades donde la oferta laboral, de vivienda y de educación, permiten a las personas refugiadas reconstruir sus vidas.