VEME Digital » » Coronavirus, diabetes y obesidad: una combinación peligrosa en México

Coronavirus, diabetes y obesidad: una combinación peligrosa en México


By VEME - 03/31/20 9:40 AM




El representante de la Organización Panamericana de la Salud compartió el panorama que vive el país actualmente con respecto a la epidemia de coronavirus, y afirmó que las medidas que han sido tomadas hasta el momento corresponden con la fase en la que se encuentra, teniendo en cuenta las posibles consecuencias económicas.

Los altos niveles de diabetes y otras enfermedades derivadas de la obesidad en México podrían significar más casos graves de pacientes con coronavirus, ha advertido la Organización Panamericana de la Salud.

Su representante en el país aseguró que, según los modelos de previsión epidemiológica, la tasa de pacientes que van a requerir cuidados altamente especializados en una Unidad de Cuidados Intensivos podría sobrepasar el 6% que ha sido determinado hasta ahora por el Gobierno Federal.

Cristian Morales ha explicado que, si la epidemia se comportara como en China, el 80% de los pacientes tendrán síntomas leves, el 14% van a tener síntomas suficientemente complicados para requerir hospitalización, y entre un 5, 6 e incluso un 7%, van a requerir cuidados altamente especializados en una Unidad de Cuidados Intensivos.

México, a diferencia de otros países, tiene una altísima tasa de diabetes Mellitus tipo 2.

“Aquí en México la previsión es de un 6%, la previsión del Gobierno Federal. Podría ser un poco más porque México, a diferencia de otros países, tiene una altísima tasa de diabetes Mellitus tipo 2, una tasa de obesidad que está asociada con hipertensión, con problemas respiratorios, con varios cánceres, etcétera, entonces es una población que está más a riesgo porque sabemos que esta enfermedad golpea primero que nada a los adultos de más de 60 años en particular. Pero, además, a quienes tienen comorbilidades como diabetes e hipertensión, entonces podríamos ver más casos aquí en México por esa razón”, aseguró el representante al Centro de Información de las Naciones Unidas en México.

Recientemente, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia informó de que el país es el mayor consumidor en América Latina de productos ultra procesados, incluidas las bebidas azucaradas. En 2016, el país declaró una alerta epidemiológica debido a las altas tasas de diabetes y obesidad.

[Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android. O subscríbete a nuestro boletín.]

Dos mujeres en el tren de la Ciudad de México se protegen del coronavirus con mascarillas.UN Mexico/Alexis Aubin
Dos mujeres en el tren de la Ciudad de México se protegen del coronavirus con mascarillas.
Un país con transmisión comunitaria de COVID-19
Esta semana se declaró oficialmente la fase 2 de la pandemia en México, tras detectar a cinco personas contagiadas localmente. El Ministro de Salud del país, Hugo López-Gatell aseguró en una conferencia de prensa que la llegada a la fase 3, la de una epidemia generalizada, es “inevitable”.

“De los casos que existen en México, 80% son importados netamente, 19% son casos relacionados con importación, es decir gente que directamente se contaminó con el virus por contacto con casos importados y 1% son casos sobre los cuales no se puede retrazar la fuente de contaminación”, explicó Morales.

El Gobierno ha anunciado medidas para implementar el distanciamiento físico, y varios estados también han cancelado festivales y reuniones masivas. Según el experto, las medidas se han tomado con antelación en comparación a otros países.

“Cuando uno compara justamente lo que han hecho otros países que están viviendo situaciones muy complejas como Italia, España, Francia, Alemania, etcétera, uno puede ver en la comparación del desarrollo de la epidemia que las medidas de distanciamiento social se toman cuando ya llevamos tres o cuatro veces más casos de los que había hasta el día de hoy en México”, dijo.

El experto considera que, a pesar de que en México la epidemia de coronavirus ha progresado de una manera más lenta que en otros países, el problema podría extenderse más allá de mediados de año.

“Vamos a tener un periodo epidémico probablemente mucho más largo que dos meses o tres meses, pero también con una expresión de los casos y de los casos graves más pausada en el tiempo, lo que le va a permitir al sistema de salud responder mejor. Yo pienso, no es una estimación científicamente respaldada, pero sí puedo pensar que fácilmente podemos estar con este problema por lo menos hasta el mes de julio o el mes de agosto”, afirmó el representante.

La situación de las pruebas


Cristian Morales asegura que México ha realizado un buen trabajo al proveer tests a los casos sospechosos y que ha sido totalmente coherente con el llamado del director de la Organización Mundial de la Salud de “hagan pruebas, hagan pruebas, hagan pruebas”.

“En México sí se están cubriendo todos los sospechosos, los 367 casos confirmados vienen de ahí, de haber recibido una prueba, y los mil y tantos casos que se han testeado y que han resultado negativos también vienen de esa búsqueda de contactos”, dijo.

Según Morales, el cien por ciento de los casos sospechosos han sido testeados, así como el cien por ciento los contactos de los casos confirmados hasta ahora.

“Además, México ha desplegado un sistema de vigilancia centinela, hay 475 instituciones de salud a través del país que están sistemáticamente todo el tiempo, todos los años, haciendo pruebas a la población que se presenta ahí con respecto a algunas enfermedades tipo influenza. Entonces, esa capacidad que tiene México para buscar activamente casos relacionados con enfermedades similares al COVID-19 es la que ha permitido montar sobre este sistema un algoritmo en donde también se testea para el SARS CoV-2, el virus que causa la enfermedad”, explicó, agregando que ese despliegue que hay territorialmente les permite a las autoridades saber si hay circulación interna o no, más allá de los test que se están haciendo a los casos sospechosos y sus contactos.



TE RECOMENDAMOS