Antiguos compañeros del exdirector general del IMSS Germán Martínez Cázares saben de su carácter mercurial. Lo describen como un abogado impecable, de una honorabilidad sin mácula, pero sobre todo de decisiones inapelables.

Esos desplantes, empero, han provocado consecuencias funestas. En el 2009, cuando encabezaba el PAN y ofreció su renuncia tras de la debacle electoral de las elecciones intermedias, fue congruente con sus convicciones, aunque dejó abierta la puerta a los enemigos del calderonismo.

Su renuncia al IMSS deja un damnificado inmediato: el dirigente obrero Pedro Haces, quien apenas llevaba seis meses en el escaño. Como otros colegas de la bancada morenista en el Senado, no dio crédito a las versiones que circulaban profusamente desde hace tres semanas, cuando trascendió de la primera baja sensible en el gabinete lopezobradorista. En el ámbito laboral, en ciernes, un plan para controlar las estructuras sindicales y conectarlas con el aparato morenista con los integrantes de la familia Alcalde Luján como protagonistas.

El aparato morenista tuvo sus primeras cimientes en el partido que AMLO comenzó a construir hace seis años. Uno de sus bloques más nutridos son los “siervos de la Nación” que desde la etapa de transición trabajan en campo en el levantamiento de censos y sondeos. Su coordinador, Gabriel García Hernández, también controla la estructura de los superdelegados en las 32 entidades.

Dentro de dos semanas, los delegados de las dependencias federales serán absorbidos por los emisarios de García Hernández, quienes replicarán la partición de tareas implementadas en el gabinete e implementarán una nueva organización, con cuatro vice delegados estatales; uno encargado de los temas vinculados a salud, lo que incluía al IMSS.

Martínez Cázares era uno de los pocos integrantes del gabinete legal que había habilitado a sus 32 delegados. Los nuevos “delegados administrativos estatales” —denunció el exdirector del IMSS— no tendrían el aval del Consejo Técnico del instituto.

La reingeniería del IMSS se había definido en Palacio Nacional, a sus espaldas. Igual, el manejo de sus finanzas. En un primer escarceo, Martínez Cázares logró que el exdiputado mexiquense Pedro Zenteno —uno de los operadores más antiguos de AMLO— dejara la Dirección de administración y finanzas, pero no pudo abatir el cúmulo de pendientes, entre los que contaban el pago a proveedores, la activación de contratos y convenios de servicios, la reanudación de compras de equipamiento, la atención de reclamaciones y litigios… Las compras consolidadas de medicamentos serían convocadas y decididas por la Oficialía Mayor de la SHCP.

La 4T maltrató a Martínez Cázares incluso antes del arranque del gobierno, por su resistencia a integrarse al gabinete: estaba perfilado para la Fiscalía General —aunque declinó a esa nominación— y quedó en espera de su nombramiento como secretario del Trabajo.

“Más que molesto, estaba desencantado”, describe una excompañera de bancada. En cualquier caso, los arrebatos de Martínez Cázares, en la 4T, no fueron visibles. Su renuncia—revelan colaboradores cercanos— era inevitable después de semanas de mensajes no atendidos y otras insolencias de los técnicos hacendarios que, amparados en presuntas instrucciones presidenciales, quisieron cambiar el centro de la toma de decisiones, del edificio de Reforma al Palacio Nacional.

Otra víctima colateral de esta “rebatinga por el poder” sería el secretario general del IMSS, Christian Cervera Mondragón. Martínez Cázares se abstuvo de su poder de veto, al interior del Consejo Directivo.

EFECTOS SECUNDARIOS

VOLUNTARISMO. Rubén Álvarez Mendiola, coordinador de comunicación social del INE, explicó que la legislación electoral de Puebla estipula que la transmisión del debate entre los candidatos a la gubernatura de Puebla, realizado el pasado domingo 19, sólo es obligatoria para las televisoras y radiodifusoras públicas y no para los concesionarios de televisión privada, como sí sucede en el caso de los debates presidenciales. “De esta manera, la transmisión del ejercicio a través de las televisoras privadas dependía de la voluntad de las mismas. El instituto tuvo acercamientos para intentar que se llevara a cabo esta transmisión, pero no existen elementos legales para obligar a los concesionarios a transmitir el debate”, aclaró. Por el contrario, el debate tuvo una amplia difusión en medios digitales en el estado: sólo a través de Facebook, se sumaron más de 50 portales, incluyendo Televisa Puebla. En todas las redes sociales del instituto se trasmitió también, incluyendo Twitter, donde la transmisión había alcanzado, ayer por la mañana, hasta 156,500 reproducciones. En YouTube se habían registrado más de 49,350 reproducciones y en Facebook 103,600 espectadores únicos.

HERENCIAS. En el IMSS quedan pendientes, como el caso de Gott und Glück, proveedora del servicio de limpieza que estaba por ser auditada debido a una serie de irregularidades en el pago de cuotas obrero-patronales y con ello de la debida inscripción de sus trabajadores al sistema de seguridad social. Sin embargo, el proceso se frenó de tajo, como consta en el oficio 40583OCA48000012019. Y mientras, otras empresas no han recibido el pago de sus servicios; allí está el caso de Reisco Operadora de Servicios, firma de limpieza que permanece con más de 30 cuentas bloqueadas, por instrucciones de la subdelegación 9 Santa Anita del IMSS-CDMX y, aunque el Tribunal Federal de Justicia Administrativa falló en dos ocasiones a favor de la empresa —a la que se sumó el Juzgado 11 de Distrito en materia administrativa de la CDMX—, sigue en espera del cumplimiento del mandato judicial.

BARBARIDADES. Aquí se acumulan reportes provenientes del sector ambiental sobre el desmantelamiento de las estructuras que sirvieron para cumplir los compromisos internacionales, como las metas de Aichi sobre desarrollo sustentable. La Subsecretaría de Normatividad y Fomento Ambiental de Semarnat desapareció —en esa dependencia ahora funcionan direcciones generales con una decena de empleados, donde antes había 30 o más personas y, con el debilitamiento de Profepa, no habrá estructura ni para elaborar ni fortalecer el marco normativo ni para poder vigilar el cumplimiento del mismo. También trascendió que en ciernes está un recorte en la ASEA, que afectará a un centenar de mandos medios.