VEME Digital » » La Ventaja Competitiva de México bajo la Nueva Era Populista y Proteccionista en Estados Unidos.

La Ventaja Competitiva de México bajo la Nueva Era Populista y Proteccionista en Estados Unidos.


By VEME - 12/16/19 2:05 PM



@GTraslosheros

Buzos en la Diplomacia

Gerardo Traslosheros

El mundo ha cambiado de manera muy importante desde el fin del periodo de la sustitución de importaciones en México, el cual se agota con la crisis de la deuda de inicios de los años 80 del siglo pasado, cuando México se empezó a abrir al comercio internacional ingresando al GATT. Llegado el fin de la cortina de hierro, urgía hacer algo drástico para atraer inversión productiva que de otro modo se iría hacia Europa Oriental y otras regiones, como lograr un tratado comercial con Estados Unidos al que se sumaría Canadá, lo que derivó en el TLCAN (o NAFTA por sus siglas en inglés). Desde entonces y durante varias décadas México basó su ventaja competitiva, esto es su arsenal de capacidades para exportar, de manera preponderante en mantener bajos salarios

Hoy en día con el descontento con la globalización y la falta de una reparación esperada por grupos que se sienten perdedores y que han mostrado su enojo en las urnas, como con la elección de Trump y el Brexit, hay un giro muy importante hacia el populismo y el proteccionismo de derecha e izquierda en el mundo, en especial en Estados Unidos. No desaparece el libre comercio, sino que toma un rostro más cercano a las causas ambientales, pero sobre todo mucho más a las laborales. Como precondición para ratificar el nuevo NAFTA, el TMEC, los demócratas en Estados Unidos, trabajando de manera estrecha con su movimiento sindical, exigieron cambios importantes en el texto suscrito a fines de noviembre del año pasado para asegurar el cumplimiento de los compromisos laborales por parte de México.

La ventaja basada en bajos salarios, en principio, tendrá el inicio de su fin con la aprobación e implementación del acuerdo sucesor del NAFTA, el TMEC, lo que será un reto importante para el sector productivo en México no obstante que el salario mínimo en México hoy está entre los menores de América Latina ya que de hecho los salarios efectivamente pagados están muy por encima del mínimo.

Las reformas laborales acordadas en el TMEC representan un cambio muy significativo para el funcionamiento de la economía mexicana. Los sindicatos americanos y canadienses siempre se quejaron de los bajos salarios de México, a los que han visto como una especie de dumping social. Hoy en día, con el nuevo TMEC, la 4T logró unir a demócratas y republicanos en Estados Unidos, aceptando un mecanismo efectivo, expedito y fortalecido de solución de controversias en materia laboral en caso de que México incumpla con los compromisos de asegurar la libertad sindical y crear nuevos tribunales en materia laboral, abandonando los llamados sindicatos blancos y las juntas de conciliación y arbitraje. Este mecanismo, aceptado por la 4T en días recientes, se podría convertir en una herramienta proteccionista para frenar arbitrariamente las exportaciones mexicanas, lo que ha resultado en un gran malestar para el sector privado mexicano que se vio ignorado en las consultas para el cierre del acuerdo.

Las reformas laborales impuestas por el TMEC apuestan a que, con mayor libertad sindical, los trabajadores mexicanos tendrán mayor poder de negociación, lo que haría aumentar los salarios en México en términos reales eliminando la ventaja de los bajos salarios, lo que deberá ser compensado por el desarrollo de nuevas ventajas con mejores tecnologías y métodos productivos para aumentar la productividad y poder compensar dichos incrementos. Existen en México un número de empresas que podrán competir bajo las nuevas circunstancias pagando mejores salarios, lo que en el mediano y largo plazo podrá ser muy benéfico para el progreso, bienestar y crecimiento del país, pero que implica retos en el corto y mediano plazo pues buena parte de las empresas deberán enfrentar sindicatos más poderosos. En el pasado reciente el centro y norte del país se modernizaron de manera importante, mejorando su infraestructura física y humana, obteniendo importantes fortalezas competitivas más allá de los bajos salarios, hoy estando mejor preparados para los retos que vienen. Modernizar al sur del país será un desafío muy importante para la 4T.

El nuevo régimen laboral impuesto por el TMEC fue aceptado a fines del sexenio anterior con el concurso del gobierno electo de la 4T. Los próximos años del TMEC serán de ajuste a las nuevas condiciones laborales, lo que podrá retrasar nuevas inversiones y el crecimiento del producto. Más que nunca se requiere de un mayor compromiso de la 4T con el sector productivo, para que sus acciones atiendan las necesidades en favor de la inversión y que no sean percibidas como impedimentos a la producción o confiscatorias de la actividad productiva. De manera urgente, para lograr el crecimiento económico, la 4T deberá abandonar sus muchos prejuicios contra el capital privado.

By @GTraslosheros


TE RECOMENDAMOS