VEME Digital » » La surrealista rifa del avión

La surrealista rifa del avión


By VEME - 03/5/20 8:40 AM




EL PRIVILEGIO DE OPINAR

Manuel Ajenjo

En 1938, el escritor francés André Breton (1896-1966) declaró a México el país más surrealista del mundo. Existen dos versiones de lo que motivó al fundador del movimiento surrealista para calificar así a nuestro país. Ambas interpretaciones coinciden en la fabricación de un mueble, unos dicen que una silla, otros hablan de una mesa. Describiré lo concerniente a la mesa. Las dos apreciaciones tienen el mismo final que es lo que interesa. Impresionado, el autor de ‘El amor loco’, por la depurada técnica artesanal de un carpintero mexicano, se le ocurrió encargarle la confección de una mesa. El escritor, que además era un buen ilustrador, bocetó la mesa requerida, la dibujó en perspectiva y le dio el diseño al artesano. Días después el carpintero le entregó un mueble bien manufacturado y con un refinado acabado. Únicamente que el artesano, de manera por lo demás natural, mantuvo en la elaboración de la mesa una completa fidelidad al prototipo bocetado por Bretón, por lo cual el mueble sólo tenía tres patas cada una de distinta altura. Es decir la mesa (o la silla) fue realizada, como lo pregona el surrealismo, omitiendo las correcciones racionales.

Si el escritor francés viviera y volviera a México, comprobaría que el surrealismo aún es preponderante en la vida mexicana. Con entusiasmo aplaudiría la rifa del Avión Presidencial. Pegaría de brincos de júbilo al saber que fue el mismísimo Presidente de la República quien la propuso así, en primera instancia (reproduzco casi textual lo dicho por AMLO al proponer la forma de realizarla y su objetivo, entre paréntesis mis comentarios). Lo que se obtenga de la rifa del avión se utilizará para comprar equipos que se necesitan en los hospitales. Se emitirán seis millones de billetes o ‘cachitos’, con un precio de 500 pesos cada uno. De los 6 millones de números que jueguen saldrán 100 ganadores. (El avión no se dividirá en 100 partes, ni va a tener 100 dueños.) Cada uno de los 100 premiados ganará 20 millones de pesos. Si se venden todos los ‘cachitos’ se recaudarán 3 mil millones de pesos, de los cuales 2 mil millones serán entregados a los precitados ganadores. De los mil millones restantes, 500 servirán para completar lo del avalúo porque lo del avalúo del avión es de más de 2 mil millones de pesos (confieso mi desconocimiento del habla tabasqueña, no entendí nada). De los 500 millones restantes, 400 serán entregados a la Fuerza Aérea para mantener el avión dos años y 100 millones para los billeteros —los vendedores de los 6,000 ‘cachitos’. (me imagino que esto incluye la logística y realización del sorteo). Si durante los dos años que la Fuerza Aérea tendrá el avión aparece un comprador (del avión no de la Fuerza Aérea), éste se venderá a precio de avalúo. (Según estas cuentas, ¿dónde quedó el dinero para la compra de equipo médico?).

Lo que usted recién leyó, días después, fue enmendado por el propio Ejecutivo que planteó la posibilidad de agregar a la bolsa de dinero generada por la rifa, dos mil millones más que donará el Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado con los que se pagarían los 100 premios de 20 millones, y los recursos que se obtengan por la venta de boletos servirían para adquirir el equipo médico. El que escribe lo que usted lee inquiere: ¿Por qué esperar a la, mal nombrada, rifa del avión —nadie lo ganará— que será el 15 de septiembre, para destinar dos mil millones al equipamiento hospitalario, por qué no entregar los recursos ahora mismo? Seguramente, la respuesta es no. Hacer lo que propongo sería una corrección racional y entonces nuestro país perdería la justa fama de surrealista.

Pregunta

¿Si la policía detiene a un mimo, le dice que tiene derecho a permanecer callado?



TE RECOMENDAMOS