VEME Digital » » La solución de los cubanos está en tener FE (Familiares en el Extranjero)
Warning: Use of undefined constant ‘full’ - assumed '‘full’' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /var/www/html/wp-content/themes/VEME/functions.php on line 74

La solución de los cubanos está en tener FE (Familiares en el Extranjero)


By VEME - 08/11/21 9:37 AM




Como respuesta a las protestas que se llevaron a cabo en Cuba el pasado mes el gobierno anunció que las medicinas, aseo y alimentos serán libres de importación sin pago de aranceles. Los cubanos que radican en el extranjero no han tardado en acudir a la llamada de sus familiares en la isla.

Desde el 19 de julio y hasta el 31 de diciembre de 2021, fecha de caducidad para la libre importación de estos artículos, los que viajen a Cuba podrán traer la cantidad de maletas que deseen siempre y cuando en el interior de estas se compruebe que hay exclusivamente alimentos, medicinas y productos de aseo. En el caso de los alimentos hay algunas excepciones de productos que se mantienen prohibidos.

Cuba ha visto cómo su crisis económica se agravó con la pandemia -que dejó al sector turístico bajo mínimos-, las sanciones económicas impuestas por EUA durante el gobierno de Donald Trump y medidas de choque internas de cuestionada eficiencia, entre otros factores.

El pueblo cubano siempre ha tenido fe

“El problema de la gente que está en Cuba radica en si tienes o no FE, o sea, Familiar en el Extranjero”, explica Ernesto Pérez, un trabajador del sector de la construcción que regularmente envía desde Miami alimentos básicos a dos hijas que tiene en La Habana.

Los datos de Havana Consulting Group (THCG), una firma de asesoría con sede en Miami que ayuda a entender el mercado de Cuba y a sus consumidores, corroboran lo que le dijo Pérez a Efe mientras compraba ropa en una de las tiendas que surte a los cubanos que vienen a abastecerse o a comprar productos para vender en Cuba.

El envío de remesas en efectivo de Estados Unidos a Cuba en los últimos años ha llegado a alcanzar los 30.000 millones de dólares, lo que convierte este activo financiero en el “salvavidas de los cubanos”, según un informe publicado por THCG.

Videos caseros que circulan han expuesto el nivel de desesperación de los cubanos por obtener una porción de pollo: una bronca a puñetazos en la cola para comprar este alimento, racionado por el Gobierno a dos paquetes por cliente, ha sido el más “popular”.

Hugo Landa, director de Cubanet, un periódico digital de asuntos cubanos que se edita en Miami desde 1994, dice que las peticiones de ayuda desde Cuba a los familiares en el extranjero han aumentado “considerablemente”.

“Nuestros corresponsales en la isla nos lo dicen continuamente, tanto mediante sus reportajes, notas y columnas de opinión, como en conversaciones informales, pero, más allá de ellos, todo el que tenga contacto con personas que viven en la isla o la haya visitado recientemente lo sabe”, afirma.

La escritora habanera Verónica Vega, que ha viajado a Miami para presentar dos novelas -“Aquí lo que hay es que irse” y “El arte de respirar”-, dice a Efe que el desabastecimiento ha sido progresivo.

“Se nota más en los últimos tiempos. El cubano siempre está pensando en la comida, una obsesión que se ha convertido en una especie de mito. Comer carne te da cierto estatus social”, afirma Vega, una vegetariana que, no obstante, a veces tiene que conseguir productos cárnicos para sus gatos.

Vega cree que el Gobierno ahora no aguantaría otro “maleconazo”, como se denominó en 1994 a las protestas callejeras en el Malecón habanero como consecuencia del “periodo especial”.

“La gente ha perdido el miedo porque ya no puede más. (El presidente Miguel) Díaz-Canel no se ha ganado mucha simpatía, no es carismático, no ha hecho nada para mejorar las cosas sino para empeorarlas. A los cuentapropistas (pequeños empresarios) los han asfixiado más. También a la comunidad LGTB”, apunta Vega.

La alimentación de este país de 11,2 millones de habitantes depende entre 60 y un 70 % de las importaciones.

“No sé si la situación llegará a los extremos que se vivieron durante la parte más dura del ‘periodo especial’, en particular los años 92 y 93, o si antes lograrán alguna mejora. Por el momento, todo indica que la situación va a peor”, dice el director de Cubanet.





Enable Notifications    OK No thanks