De acuerdo a la Organización Mundial de Turismo (OMT),  en 2017 se registró el arribo de 39 millones de turistas internacionales a nuestro país. Lo que generó divisas por alrededor de 21 mil millones de dólares, un crecimiento superior a 60% en comparación con los últimos cinco años.

Sin embargo, a pesar de las cifras positivas, la violencia en México representa un freno para los turistas extranjeros, sobre todo de Estados Unidos.

El principal reto a vencer es la inseguridad. Los altos niveles de criminalidad en México han provocado, en lo que va de este año, un incremento en las alertas de viaje emitidas por los gobiernos de al menos 6 naciones. Recomiendan a sus ciudadanos extremar precauciones o de plano evitar viajar a territorio mexicano.

En enero pasado, la administración Trump lanzó una advertencia a sus connacionales. No viajar a Colima, Guerrero, Michoacán, Sinaloa y Tamaulipas, debido a sus altos índices de violencia.

Incluso cerró por unos días su representación consular en Playa del Carmen, debido a los explosivos sin detonar que fueron encontrados en un ferry cerca de la isla de Cozumel.

Cabe destacar que Estados Unidos sigue siendo el principal emisor de turistas a México.

En el pasado mes de febrero Canadá se sumó a Estados Unidos y agregó en su lista a Chihuahua, Coahuila y Durango.  Pidió a sus ciudadanos viajar en avión, ya que “el crimen organizado y los bloqueos ilegales, tiroteos y ataques pueden ocurrir en cualquier momento”.

Reino Unido, Francia, Alemania y España también establecieron restricciones a sus ciudadanos y los alertan sobre el riesgo de vacacionar en la Riviera Maya, Acapulco, Playa del Carmen, Los Cabos, Veracruz y La Paz, en Baja California Sur.

No obstante, estos focos rojos, el turismo sigue siendo motor de la economía mexicana, representa más del 8.7% del Producto Interno Bruto y genera 10 millones de empleos.

Una de las claves que ha permitido el crecimiento del sector es la diversificación y búsqueda de nuevos mercados.

En 2017, países de América del Sur registraron un alza en el número de visitantes, Argentina 28%, Chile 27 y  Brasil 25%.

En los últimos años, el turismo mundial ha experimentado un crecimiento continuo en cantidad, calidad y destinos, lo que ha generado que este sector sea uno de los más dinámicos y la competencia sea cada vez mayor.

Actuar en contra de la inseguridad, establecer una planeación integral, contar con destinos bien planeados y sustentables; y  fortalecer la promoción turística, son retos pendientes para el próximo Presidente de México -sea del partido que sea-.

No son fáciles, pero con voluntad y decisión, México puede llegar a ocupar los primeros tres lugares en el ranking mundial.

Susana Castaneira