VEME Digital » » La gran esperanza para el achoque, primo del ajolote

La gran esperanza para el achoque, primo del ajolote


By VEME - 11/12/19 9:30 AM




La gran esperanza para el achoque, primo del ajolote

El achoque, es una especie primo del ajolote, el animal es de color verde obscuro, con algunas pigmentaciones negras y traqueas externas que los hacen muy atractivos. Sin embargo, estas criaturas casi hermanas que habitan en los lagos de México se encuentran cada vez más en riesgo, debido a la contaminación que llega a su hábitat.

Pero ahora hay buenas noticias para el achoque, gracias a un grupo de religiosas en Michoacán que tienen el objetivo de salvarlas de su extinción y quienes se han dedicado a reproducir, en un cautiverio construido dentro de su monasterio, a la especie.

Este proyecto de reproducción comenzó después de que un sacerdote biólogo les indicó que tenían que proteger a la especie, dándoles indicaciones de cómo tenían que construir el cautiverio. Su trabajo consiste, en varias horas al día en donde las monjas se dedican a concentrarse en el apareamiento de los animales.

Aprendieron que la mejor forma de reproducir a la especie: es uniendo un macho con tres hembras; y eso es lo que han estado haciendo desde ese entonces. La primera hembra en desovar es la que finalmente se queda en la pecera y el resto se traslada a otras de las que hay en dos cuartos del monasterio.

Cada hembra pone entre 300 y 400 huevecillos; después, utilizan unas pequeñas redes para recolectar a los huevos de la pecera para contarlos, por último, identifican a la madre y la separan para cuidar de la genética.

“Si no hacíamos algo nosotras se iba a extinguir del medio (…) por justicia con la naturaleza empezamos a trabajar en el rescate de la especie”, explicó una de las religiosas encargadas de salvar la especie, sor María del Carmen Pérez.

Poco a poco alcanzaron la capacidad de población máxima del acuario, 300 individuos, pero el lago de Pátzcuaro no es ideal para recibir a los achoques reproducidos en cautiverio, según sor Ofelia Morales, que lleva 18 años trabajando en la protección de la especie.

 

Con info de CC



TE RECOMENDAMOS