VEME Digital » » La Cuarta Transformación Frente a Estados Unidos y la Izquierda Bolivariana

La Cuarta Transformación Frente a Estados Unidos y la Izquierda Bolivariana


By VEME - 11/19/19 2:03 PM




Buzos en la Diplomacia

By Gerardo Traslosheros

La izquierda bolivariana es una manifestación ideológica extrema y un proyecto de poder que se nutre del resentimiento anti – yanqui. Se anida en el comunismo cubano que se resistió a sucumbir con la caída del comunismo soviético, gracias al apoyo de varios líderes en la región que se han inspirado en el Foro de Sao Paulo (hoy Grupo Puebla), y que utilizan a la democracia para llegar al poder y buscar perpetuarse limitando las libertades eliminando los contrapesos. Utilizan un discurso socializante que atrae multitudes pero que distribuye la pobreza al restar incentivos a la producción. La izquierda bolivariana no es democrática, pero gusta aparecer como víctima del imperialismo yanqui. Es la reedición de una guerra fría que da vida al comunismo cubano y a una ideología que se consideraba extinta.

El Presidente Donald Trump ha sido nocivo para las relaciones de su país con Latinoamérica y el mundo en general. Su ataque persecutorio con tintes racistas a la migración centroamericana alimenta el resentimiento y facilita la influencia bolivariana en una región azotada por la violencia de los cárteles de la droga. En la lucha hegemónica, Rusia y China aprovechan la coyuntura para posicionarse frente a EU apoyando a los regímenes bolivarianos. La falta de responsabilidad de EU frente a América Central es perturbadora, culpando de la inestabilidad a los mismos centroamericanos, cuando los grupos criminales que corrompen y azotan la región se nutren del tráfico de armas y del consumo insaciable de drogas de EU. La situación actual no es favorable a los intereses de largo plazo de EU, pues se vuelve tierra fértil para una izquierda que ejerce una influencia desmesurada en la zona, incluyendo México. Una política mucho más generosa sería indispensable para influir en la región desarrollando capacidades físicas y humanas que propicien el desarrollo buscando reducir la desigualdad, cortado el tráfico de armas y reduciendo el consumo de drogas.

Buena parte de quienes apoyaron a la 4T están hoy arrepentidos, siendo cada vez menos los grupos que se revelan como sus pilares auténticos entre los que se encuentran los acólitos del Foro de Sao Paulo y del viejo priismo nacionalista, a la vez que líderes de la izquierda democrática (intelectuales, científicos, artistas) muestran su rechazo acusando las tendencias autoritarias de la 4T. A pesar de las arengas mañaneras, la 4T parece un movimiento reaccionario anti (neo) liberal, que tendría menos que ver con próceres (liberales) como Madero y Juárez y mucho más con las tradiciones autoritarias del reeleccionismo porfiriano y del nacionalismo priista.

Frente a Estados Unidos, la 4T ha buscado ratificar el TMEC a toda costa para evitar caer en una recesión, atendiendo los pedidos de Trump en migración, con un frente muy vulnerable en materia de seguridad que se agudiza por los malos resultados en la materia. Frente a América Latina, se apoya cada vez más a los movimientos bolivarianos, defendiendo precipitadamente la elección de Evo Morales en Bolivia, ofreciéndole asilo y metiéndonos de lleno en los asuntos latinoamericanos.

Los excesos de Trump acercan instintivamente a AMLO con la izquierda bolivariana, pero la estrecha relación económica y política lo obliga a tener la mejor relación posible con Estados Unidos. Esta situación no es de fácil manejo y en algún momento Estados Unidos podría ejercer presión para que México deje de apoyar tácita o abiertamente a los gobiernos bolivarianos. Si el gobierno mexicano quiere realmente lograr tasas de crecimiento razonables, deberá dejar de coquetear con la izquierda latinoamericana y concentrarse en desarrollar un modelo democrático social auténtico con el apoyo empresarial. Es imperativo que Lopez Obrador defina si quiere seguir el juego bolivariano para buscar perpetuarse en el poder con un agravamiento muy importante de la relación bilateral con Estados Unidos, tal vez renunciando al T-MEC y llevando al país a una recesión profunda, o si quiere crecer y mantener una buena relación con Estados Unidos. Vía de mientras el país continúa paralizado por la falta de definición y polarización, lo que genera desconfianza y contrae la inversión y el crecimiento.

By @GTraslosheros


TE RECOMENDAMOS