VEME Digital » » La buena política se hace en colectivo, o no es política
Warning: Use of undefined constant ‘full’ - assumed '‘full’' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /var/www/html/wp-content/themes/VEME/functions.php on line 74

La buena política se hace en colectivo, o no es política


By VEME - 07/6/21 10:00 AM




Construir en colectivo, con horizontalidad y al mismo tiempo con capacidad efectiva de decisión, requiere de mucha tenacidad. Dignificar la participación y hacer que nadie se sienta excluido es un trabajo de humildad.

PorLas Morras Chilangas @sofiamargaritaa @sofiacastrog @sof_ag7 @patyua 

Entrar a hacer política electoral fue, en nuestro caso, una decisión compleja. Ninguna de las que suscribimos este texto somos ajenas al mar de percepciones negativas y desalentadoras que plantea la política mexicana. Puede ser ajena y distante, se percibe como corrupta, simulada y, en general, demasiado complicada para intentar siquiera pasar más allá de la crítica simplificada. Sin embargo, en aquella tormenta de perspectivas e información desbordada nos encontramos con la posibilidad de que algo distinto podía gestarse frente a las Elecciones 2021. Nos unió, sobre todo, la intención de sumar nuestras voces para explorar la viabilidad de un proyecto político incluyente, horizontal y plural. Sabemos que los buenos ejercicios no modifican la totalidad del problema, pero son parte de una cadena virtuosa de cambios que son determinantes y esperanzadores. Compartimos aquí eso que aprendimos en colectivo ante el huracán de condiciones que hoy definen a la política nacional, así como los retos de una campaña electoral y los de construir en colectivo. Ojalá todo ello sea de utilidad para sumar hacia un mejor futuro para todos, todas y todes.

A la política a veces te invitan, a veces tocas puertas, picas piedra, a nosotras nos llegó de formas diversas. La entrada es complicada, pero todavía más complicado es construir una vez estando. No existe un manual definitivo, la política no deja de ser un ejercicio humano y cambiante. En nuestro caso, un grupo de jóvenes, mujeres y luchadores sociales comenzamos a dialogar y así nació la idea de las Morras Chilangas. No fue algo inventado que habitamos con motivos de imagen, fue, es y será algo que somos. Gestamos dentro de y sobre todo con Movimiento Ciudadano un paraguas que nos permitió entender y poner a prueba un mensaje relevante: la buena política se hace en colectivo o no es política.

Como muchas otras personas navegamos los procesos de precampaña con dudas e incertidumbres. Pero si la humildad es relevante para comenzar con el pie derecho, habría que decir de antemano que estamos agradecidas porque hubo viento a favor y mucho apoyo. En todo caso donde faltó claridad sobró aprendizaje. Lo primero que aprendimos es que para participar muchas veces hay que llegar con la disposición de asimilar el entorno, encausar y ajustar el rumbo sin perder claridad en los objetivos. Para hacer política una no puede esperar a que la lleven de la mano. Querer llegar a los espacios de gobierno requiere madurez y seriedad para asumir desde el principio la responsabilidad enorme de tomar decisiones y reconocer los resultados.

Incluso en el mejor de sus escenarios, la política se construye a través de negociación y diálogo. La democracia en el ideal busca una representación plural donde la diferencia de opiniones nutra la discusión. Los partidos no deberían de ser la excepción, no son instituciones inertes; están compuestos por personas, y por ende son proyectos vivos que se transforman. Hasta hace muy poco esos proyectos estaban compuestos en su mayoría por hombres. Basta con decir que hasta junio de 2021 en México contábamos con un total de nueve gobernadoras y en una sola elección le dimos la vuelta a tener cinco más. Cinco en un año contra nueve  en la historia del Estado mexicano. Las cosas cambian. Una segunda lección: que la política tiene un trasfondo patriarcal es innegable, así como que para navegarla hay que comenzar por aceptarlo. No podemos esperar a que sea por de facto horizontal, deconstruida, feminista y distinta si lleva tanto tiempo siguiendo otras prácticas. Aceptando que ese es el punto de partida pudimos avanzar con una brújula clara: continuar con la batalla para transformarla desde adentro, hoy un tema impostergable. Para ello hay que entrarle de lleno y con conciencia. No es fácil, pero es imposible si las intenciones no están bien definidas.

La campaña nos llevó a las calles y en las calles encontramos un sin fin de perspectivas y opiniones. Salimos en principio temerosas, pero fuimos aprendiendo a definirnos como agentes políticos: a asumir las críticas y a batallar contra las promesas falsas que mucho dejan las campañas y poco de ello florece. Coyoacán, nuestro territorio, se convertía cada día más en un basurero de propaganda electoral. Con convicción y sin querer repetir viejas prácticas, salimos juntas a caminar y juntas reflexionamos mucho sobre la representatividad, lo fácil que es simplificar desde afuera y lo complejo que es traducir nuestra realidad para que los procesos sean verdaderamente incluyentes. Una tercera lección fue que hacer política tiene que ser algo tangible y eso comienza por escuchar, incluso cuando lo que se escucha choque con ideales propios. Las campañas son, en efecto, una batalla de percepción. Gran parte del voto se gesta desde el estómago, a veces desde la desinformación, el miedo y los discursos simplificados, y en el mejor de los casos con esperanza y expectativa. No hay forma de que esa última variante de voto sea la que más crezca si no peleamos por espacios para quienes creemos que sí hay un futuro incluyente con una participación ciudadana real. La percepción y el miedo se combaten con resultados y no hay resultados sin trabajo.

Si nacimos de forma colectiva de la misma forma nos desarrollamos. Tuvimos la enorme fortuna de encontrar muchos aliados en el camino con los que hemos crecido. Y crecer duele. Uno de los procesos más complejos, y sin duda uno de los aprendizajes más relevantes, fue que construir en colectivo, con horizontalidad y al mismo tiempo con capacidad efectiva de decisión, requiere de mucha tenacidad. Dignificar la participación y hacer que nadie se sienta excluido es un trabajo de humildad. La diversidad como status quo de la horizontalidad es aquello que más nutre a un equipo, pero al mismo tiempo es lo que más lo reta para poder avanzar con certeza. Todos tenemos opiniones, y cuando en campaña no hubo una determinante común para tomar decisiones aprendimos a sustentar nuestras diferencias y definir el rumbo según los mejores argumentos. Y es que si no es así ¿cómo? Cualquier otra práctica es tiranía.

La noche que comenzó la veda electoral nos encontramos con un sentimiento compartido: más allá de los resultados del 6 de junio, ya habíamos ganado algo enorme. Comprobamos que una campaña honesta y genuina se podía gestar para terminar en un lugar positivo, con un cariño absoluto, pero sobre todo con la claridad de que apostamos las unas por las otras y nadie falló. A nadie le ganó el ego o el miedo. Aprendimos a negociar, a dialogar, a escucharnos y a tomar decisiones. Hicimos política hacia afuera y hacia adentro. Claro que hay una larga lista de cosas por hacer para que el piso sea más parejo. Pero por ello la lección más relevante fue la intención compartida de quedarnos, más allá de los resultados en las urnas e incluso ante la duda de lo que sigue después, porque la política se construye de causas y a esas no podemos fallarles.

Esto: queremos hacer política como aprendimos a hacerla juntas. Nuestro siguiente paso es compartir nuestro trabajo e invitar a más voces, apostar por la diversidad que tanto nos significa y que aún nos falta. Creemos que hacer país va más allá de ser electo, es una acción colectiva plural que apuesta por transformar la política desde adentro y con continuidad. Navegamos con las condiciones actuales, aún las desfavorables, pero con un Norte claro de sumar para llevar al barco a un mejor futuro; como lo hicieron muchas antes y como ojalá lo hagan todavía más después.  Y porque esa política que tanto queremos no se va a hacer observando y señalando, aquí hay una invitación abierta a quienes quieran sumar sus causas y subirse al barco.



TE RECOMENDAMOS



Efemérides del 20 de octubre de 2021

https://www.youtube.com/watch?v=jRvtDkDh82M

Ver más


#ResumendelDía Congresistas de EU van contra AMLO por reforma eléctrica

Este martes, congresistas de Estados Unidos se lanzaron contra el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) por la reforma eléctrica, por lo que enviaron una carta…

Ver más


Enable Notifications    OK No thanks