VEME Digital » » Jaranas hidalguenses

Jaranas hidalguenses


By VEME - 12/31/19 9:17 AM




SIGNOS VITALES

Por instrucciones presidenciales emitidas en la conferencia mañanera, Alejandro Encinas Rodríguez tomó conocimiento —a mediados del año que termina— del conflicto al interior de la Cooperativa Cruz Azul. Para entonces, el subsecretario de Derechos Humanos ya fungía como mediador en otros conflictos ocurridos en Hidalgo.

La atención de los deudos de Tlahuelilpan, por supuesto, pero también los roces constantes entre el líder del Congreso local, Ricardo Baptista, con el gobernador Omar Fayad, requirieron los buenos oficios de Encinas Rodríguez, quien coincidió con el priista en el Senado de la República. En el primer caso, su intervención era indispensable, y en el segundo se trató de encontrar un canal directo de comunicación, ante el relevo en la Subsecretaría de Gobierno, que quedó acéfala tras del nombramiento de Zoé Robledo como director general del IMSS.PUBLICIDAD

El subsecretario de Derechos Humanos tiene derecho de picaporte en el despacho de AMLO desde hace mucho, pero llegó al Palacio de Cobián invitado directamente por Olga Sánchez Cordero. Y sin regateos ha tratado de ayudar a la buena gestión de la secretaria de Gobernación. En los temas hidalguenses, empero, sus buenos oficios fueron inútiles en la definición del Paquete Económico propuesto y finalmente aprobado ayer luego de un atorón de casi un mes.

La iniciativa remitida al Congreso contemplaba un gasto de 5,100 millones de pesos y el Ejecutivo estatal calculó que pasaría sin problemas, no obstante el conflicto con el grupo mayoritario, coordinado por Baptista, quien pugnó por reasignar 1,100 millones, y logró construir un presupuesto alternativo en la Comisión de Hacienda.

Fayad y su secretario de Gobierno, Simón Vargas Aguilar, acudieron al Palacio de Cobián para resolver el diferendo y obtuvieron cuatro votos de una facción morenista para aprobar su presupuesto, sin variaciones, y cancelar el presupuesto alternativo, que aprobaba recursos para programas como La Escuela es Nuestra y otras partidas referentes a educación, salud, desarrollo social, campo y desarrollo regional.

Baptista atendió el ofrecimiento del secretario de Gobierno para participar en una “mesa de diálogo directo”, que inició sus trabajos justo la madrugada del 25 de diciembre. Y simultáneamente realizó consultas con la dirigencia nacional de Morena, la Coordinación de Programas Federales y la Oficina de la Presidencia, a quienes comunicó la decisión de la mayoría morenista de resolver localmente y sin interferencias la propuesta presupuestal.

El atorón del presupuesto del 2020 en el Congreso hidalguense costó al líder de la bancada morenista, Ricardo Moreno Baptista, una sórdida guerra sucia en redes sociales —vinculándolo al líder del llamado Grupo Universidad, Gerardo Sosa Castelán— y “sugerencias” provenientes de Palacio Nacional y de Bucareli.

Si bien el bloque mayoritario aguantó vara, de algo sirvieron las presiones: los morenistas pudieron presumir la “reconducción” de la propuesta del gobernador Fayad, pero el boicot pudo ser evitado, como ofreció el subsecretario Ricardo Peralta Saucedo al mandatario priista.

Los legisladores hidalguenses no tuvieron vacaciones. Y pronto llegará el cobro de facturas, pues el pleno deberá elegir al nuevo presidente de la Junta de Gobierno. Los acuerdos entre la Federación y los grupos locales darían esa posición al PAN, que apenas tiene dos representantes.

Efectos secundarios

PARADOJAS. Raquel Buenrostro se fue al SAT y dejó casi lista la nueva licitación para la compra consolidada de medicinas y equipos para las instituciones del sistema de salud pública. La nueva oficial mayor de SHCP, Thalía Lagunas Aragón, y el subsecretario Hugo López-Gatell completaron el proceso. Un tercio de las partidas no fue licitado y quedó en evidencia el gran defecto de este esquema que permite ahorros significativos pero no elimina los incentivos perversos en el abasto y la distribución de los medicamentos y los insumos para tratamientos.

CUENTA REGRESIVA. Sin miramientos, la dirección general de Notimex emprendió la operación para “rescatar” la agencia de noticias del Estado mexicano. El remedio aplicado por el grupo encabezado por Sanjuana Martínez podría salir más caro que la enfermedad. El cúmulo de reclamos laborales —por despidos injustificados y liquidaciones fuera de la ley— rebasa los 15 reportados en la mañanera, la semana pasada, y se multiplicaría por 10 si son admitidas todas las demandas tramitadas hasta el pasado viernes 20. El contrato colectivo de trabajo está a revisión. La fecha definitiva es el 30 de enero del 2020, cuando el Sutnotimex —organización que detenta la titularidad y administración del contrato colectivo y representa los intereses de 300 afiliados— emplazaría a huelga. En el camino surgió un sindicato independiente.

ACLARACIONES. “Yo no tengo vela en ese entierro”, señaló el periodista Vicente Serrano, mandamás de Sin Censura y colaborador de La Octava, respecto de las versiones reproducidas aquí luego de la salida del periodista Ignacio Rodríguez Reyna del equipo editorial coordinado por Julio Hernández López. “No tengo el poder, el puesto o las ganas de bajar a un tipazo como Nacho, quien de mí sólo ha recibido y recibirá admiración y respeto”, sentenció.



TE RECOMENDAMOS