Con la llegada de firmas de proveeduría y manufactura de origen asiático, europeo y estadounidense, para ser parte del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), entre enero y septiembre de 2021, incrementó la demanda de naves industriales con una medida cercana a los 484 mil metros cuadrados.

La inmobiliaria CBRE México, informó que las naves industriales reportaron un aumento del 29% frente a los 376 mil metros cuadrados que se registraron en 2020 y 62% más que los 299 mil metros cuadrados del 2019.

“Estamos viendo que los grandes participantes del segmento industrial están comprando tierra y desarrollando naves para poder atender esa demanda que ha estado creciendo en México, particularmente en manufactura de exportación y el tema de logística en ciertas regiones, las más favorecidas son las que están cercanas a la frontera como Tijuana, Juárez, Monterrey, Reynosa y algunas zonas del Bajío”, detalló Jorge Ávalos, CEO de Fibra Monterrey, una de las compañías beneficiadas.

Ávalos Carpinteyro explicó que, entre enero y septiembre, la empresa ha contado con un programa de compras en el segmento industrial que consolidará al 2021 como uno de los años más importantes en materia de inversión.

“Yo estimo que estaremos invirtiendo alrededor de 200 millones de dólares este año entre edificios de oficinas y naves industriales y veo un 2022 todavía mucho más activo”, señaló.

Por su parte, desarrolladores de naves industriales han afirmado que la localización estratégica que ofrece México en el mundo, ofrece nuevas opciones para que las empresas puedan reconfigurar su nueva cadena de suministro, afectada desde el año pasado con la pandemia de Covid-19, la cual ha complicado la fabricación de vehículos y electrodomésticos.

“Esta interrupción en las cadenas logísticas a nosotros como arrendadores no nos ha afectado en lo más mínimo, al contrario, hoy traemos ocupaciones prácticamente récord en el sector industrial”, destacó Gonzalo Robina, director general adjunto de Fibra Uno.

El directivo de la empresa inmobiliaria explicó que las compañías que en el pasado montaron operaciones en China, actualmente están buscando cómo instalarse en México.

“Inclusive compañías chinas vienen a montar fábricas subsidiarias dentro del territorio para tener la certeza a sus clientes de que el producto les va a llegar en tiempo y forma correcta”, apuntó.

Ante el aumento en la demanda de espacios en la zona norte del país, muchos desarrolladores apuestan por la construcción de naves industriales.