VEME Digital » » Hierbas contra la tristeza

Hierbas contra la tristeza


By VEME - 01/6/20 9:50 AM




Las mujeres quienes han transmitido esta sabiduría de generación en
generación, han sido guardianas de estos conocimientos ancestrales y su
papel como curanderas es de vital relevancia.

La medicina tradicional siempre ha estado a nuestro alcance, pero la
ciencia occidental la ha frenado debido al desconocimiento que se tiene
de ella.

Para nosotras como mujeres originarias la tristeza tiene que ver
con la pérdida del alma, esta huida se manifiesta en nuestro cuerpo
pues somos seres completos, es decir somos una en alma y cuerpo, no
hay una separación entre ellos. En ese sentido es que nuestro cuerpo
físico manifiesta ciertas dolencias, pero no estamos condenadas a la
enfermedad. En nuestro propio contexto vamos a encontrar toda la
nobleza y fuerza de las plantas para poder tratar esta angustia.

Sanjuanera

Una de las formas que las hierbas nos regalan para liberar a
nuestro cuerpo físico del cansancio que la tristeza nos provoca es
un baño caliente a base de hierba de San Juan, también conocida
como flor sanjuanera.

Naranjo

El naranjo es una florecita maravillosa porque nos restaura la
energía, eso justamente que tanta falta nos hace en los periodos de
tristeza. Vamos a colocar unas 4 o 5 hojitas para prepararnos una
infusión, aprovechemos el momento para quizá escribir lo que nos
está doliendo, porque otra de sus propiedades es que nos inspira a
la creatividad, disminuye el aburrimiento, nos quita la rigidez que
sentimos en el cuerpo.

Geranio

tener cerca un geranio.
Sólo basta con mirarle, olerle y dedicarnos a su cuido, con ello
la confianza que hemos perdido en nosotras mismas y nuestra
capacidad la veremos volver con su floreo.

La menta podemos consumirla también como una infusión, 2 o 3
hojitas para medio litro de agua. Con su frescura traerá a nuestra
mente pensamientos de libertad y gozo por la vida, evitará el
pesimismo que se acrecienta en estos periodos.

Pachuli

El pachuli lo podemos usar como esencia. Vamos a ponerlo a hervir
en agua, una vez que ha llegado al punto de ebullición lo vamos a
colocar en un frasco de vidrio, lo dejamos reposar toda una noche
y al día siguiente podemos colocarnos unas gotitas, esto nos va a
ayudar a sentirnos a gusto con nuestro cuerpo, disminuyendo las
peleas que tenemos con la imagen nuestra, con nuestras formas,
colores, cicatrices.


Así como estamos tejidas por memorias ancestrales de sanación,
también solemos cargar con las historias dolorosas de las mujeres de
nuestra familia. En mi caso se me echó encima la primera historia de
mi abuela Aurea, asesinada por su primo por conocer de hierbas y
asobones. La historia del abandono que vivió mi mamá al quedar sola
tras el feminicidio de mi abuela, las historias de dolor de mis hermanas
en matrimonios violentos, mi frustración al no poder enunciarme como
lesbiana, el dolor de abandonar la tierra natal para llegar a la ciudad
donde la discriminación me golpeó…

Extracto de Yadira López



TE RECOMENDAMOS