VEME Digital » » Hay que identificar focos rojos en la población infantil para erradicar violencia -Robert Corso

Hay que identificar focos rojos en la población infantil para erradicar violencia -Robert Corso


By VEME - 10/29/19 9:41 AM




Durante la conferencia magistral organizada por Grupo Consultivo Eich Solutions, con representación de Hiram Almeida Estrada; Robert Corso – director de Pyramid Model Consortium- y Neal M. Horen -director de Primera Infancia en el Centro Georgetown- expusieron un amplio espectro sobre cómo revertir la violencia desde la primera infancia.

A lo largo de su ponencia Robert Corso afirmó que en México cada día mueren 2 menores por agresiones. Y expuso de manera detallada el modelo de la pirámide, explicando que un alto porcentaje de niños en el país crecen en un ambiente de violencia familiar y social y por eso cuando crecen replican las mismas actitudes, y para evitarlo es necesario realizar intervenciones cuando los niños son pequeños, aunque la edad ideal es entre cero y nueve años.

“Si queremos llegar a los niños es necesario capacitar a padres de familia, maestros, entrenadores deportivos y funcionarios públicos para que identifiquen focos rojos en la población infantil, de esta forma podremos erradicar las conductas violentas y fomentar una crianza sana para disminuir la violencia a largo plazo”, subrayó.

Para dar un ejemplo de cómo se ha implementado el Modelo de la Pirámide en Prevención de la Violencia en la Ciudad de México Robert Corso y Yolanda Sosa Ortiz -Directora de Pyramid Model Consortium México- expusieron que hace dos años en la Ciudad de México, la policía capitalina
comenzó un programa piloto:

Con el objetivo de detectar conductas violentas en niñas, niños, adolescentes y jóvenes, así como en sus familias; la SSP-CDMX impartió talleres de capacitación en el Modelo de la Pirámide en Prevención de la Violencia. Ésta capacitación se conformó de 17 sesiones, con 104 horas de entrenamiento, y se llevaron a cabo en las instalaciones de la SSP-CDMX de la calle de Liverpool, en la colonia Juárez.

Sosa recordó cómo en una escuela de Tepito se diseñó un método mexicano con la policía como medio de intervención para llegar a los niños en centros educativos. Cómo en un centro en particular donde la mayoría de los padres de los niños se encontraban en prisión, los pequeños jugaban en el recreo a narcos y policías; y cómo finalmente la policía entrenada logró revertir la imagen que tenían de ellos.

Señaló cómo los policías que recibieron los talleres incluso mejoraron sus relaciones familiares y cómo se extendió a un proyecto llamado comunidades abiertas donde incluso los padres de familia toman clases con la policía.

Robert Corso agregó que para que este programa tenga éxito, las familias, los docentes y las autoridades participantes se deben comprometer: “Si queremos ver resultados, los papás, los maestros y los policías deben tomar en serio su papel y ser un buen ejemplo para los niños”.

Neal M. Horen, consideró que para evitar actitudes violentas y mejorar la calidad de vida de los menores de edad es necesario poner atención en su salud mental y tratar traumas que se pueda haber generado durante la infancia.

“Es un tema que se debe tomar en serio, identificar si un niño tiene un trauma que le genere ansiedad, depresión o algún trastorno mental, a veces pasa en los desastres naturales, los menores de edad se impactan demasiado, pero nadie pone atención en ello y es algo con lo que crecen”, remarcó.

Finalmente, Hiram Almeida Estrada puntualizó que hay que poner atención en la primera infancia cobra relevancia, porque si se busca acabar con la violencia es necesario que los niños cuenten con entornos más
habitables y menos violentos.



TE RECOMENDAMOS