La organización México Evalúa denunció que la Secretaría de Hacienda utiliza el ramo 23 para entregar recursos a los gobernadores especialmente los del partido en el poder. Entre las conclusiones del informe se ha repartido de manera discrecional  hasta más de 63 mil millones de pesos al año, lo cual convierte a la aprobación presupuestaria en una simulación. Esto ocasionó excesos reflejados en una autorización presupuestal de 22 mil millones de pesos para gastar a través de los programas discrecionales. En lo que va del gobierno de Enrique Peña Nieto su administración gastó más de 290 mil millones de pesos, mientras en la administración anterior, el gasto promedio anual repartido de manera discrecional era de 14 mil millones de pesos.