VEME Digital » » Germán Martínez Cázares renuncia a la dirección del IMSS

Germán Martínez Cázares renuncia a la dirección del IMSS


By VEME - 05/21/19 11:22 AM




Germán Martínez Cázares renuncia a la dirección del IMSS

Presenta Germán Martínez Cázares al Consejo Técnico del IMSS su renuncia a la Dirección General del Instituto  

A través de redes sociales, el instituto dijo que Martínez presentó su renuncia al Consejo Técnico del IMSS, lo que representa la primera baja del equipo del presidente Andrés Manuel López Obrador.

De una manera sorpresiva, Germán Martínez presentó su 
renuncia a la dirección general del IMSS.

En una carta 
dirigida al consejo técnico del instituto mexicano del seguro 
social, Germán Martínez hace graves acusaciones contra 
funcionarios de la secretaría de hacienda.

Los acusa de 
intentar una remodelación cosmética del IMSS y de imponer a 
delegados estatales para controlar el funcionamiento del 
instituto y anular a los delegados que el consejo técnico 
aprobó.

Textualmente dice: “quiero decirlo lo más claro 
que puedo y debo: algunos funcionarios de la secretaría 
hacienda tienen una injerencia perniciosa en el IMSS y ponen en
riesgo la vocación igualitaria, de justicia y, concretamente, 
de prestación de servicios de salud que tiene el seguro 
social”.

En la misma carta afirma que “el presidente del 
gobierno de México proclamó el fin del neoliberalismo, pero 
en el IMSS algunas injerencias de hacienda son de esencia 
neoliberal: ahorro y más ahorro, recortes de personal y más 
recortes de personal y un rediseño institucional donde 
importa más el ‘cargo’ que el ‘encargo'”

Germán Martínez 
refirió que el país requiere una reforma al IMSS para 
acoplarlo al sistema universal de salud y al modelo 
preventivo… aseguró que mientras se discute la remodelación




 del IMSS, muchos trabajadores siguen sin certeza laboral 
votos sin contrato.

Además, reveló que el rezago es brutal 
y que en 2019 prácticamente está detenido el avance de obras 
y el pago a proveedores, “los contratos y convenios de 
servicios se rezagan, y algunos están por vencerse sin 
horizontes de legalidad y eficiencia, las compras de 
equipamiento paradas, las reclamaciones y litigios 
aumentan”… también denunció que el abasto de 
medicamentos es precario y en algunos lugares “pende de un 
hilo”… es muy importante lo que revela Germán Martínez en 
su carta renuncia.

Extracto carta de renuncia

Como Presidente de éste órgano de gobierno del IMSS, quiero hacer algunas manifestaciones, que solicito a la Secretaría General queden íntegras en el acta de la sesión.

El IMSS es un órgano igualador de las condiciones sociales de los mexicanos; como órgano fiscal autónomo cobra cuotas a patrones y trabajadores, para dar cobertura de seguridad social a millones de mexicanos.

Es un organismo autónomo, cuya gestión es tripartita; gubernamental sí, pero también obrero y patronal; por eso administra su patrimonio con reglas especiales, empezando por la Ley del Seguro Social, a la que nuestra Constitución, como a ninguna otra norma del sistema jurídico mexicano, le otorga el calificativo de ley de “utilidad pública”, en el artículo 123, A, fracción XXIX.

El IMSS redistribuye en sus servicios más de mil millones de pesos diarios. En un mes puede gastar más que la UNAM en un año. Desde cuidados prenatales hasta tratamientos paliativos antes de morir. Por eso, controlar en exceso esos recursos, que son de trabajadores y empresarios, sin racionalidad y sin apego a las normas del IMSS, puede acabar con esa dinámica de solidaridad social propia del Instituto.

Quiero decirlo lo más claro que puedo y debo: algunos funcionarios de la Secretaría Hacienda tienen una injerencia perniciosa en el IMSS y ponen en riesgo la vocación igualitaria, de justicia y, concretamente, de prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social.

El Presidente del Gobierno de México proclamó el fin del neoliberalismo, pero en el IMSS algunas injerencias de Hacienda son de esencia neoliberal: ahorro y más ahorro, recortes de personal y más recortes de personal, y un rediseño institucional donde importa más el “cargo” que el “encargo”.

Claro que el IMSS se debe transformar, como lo ordena el Presidente. En el IMSS no se desobedece al Presidente. Sólo creo que el eje de su reforma deben ser las personas que se atienden en el IMSS, y no los funcionarios que trabajan en el IMSS.

Se requiere una gran reforma LEGAL, y no una pequeña reforma REGLAMENTARIA. La cuarta transformación no son cambios burocráticos, sino revolución cultural.

Necesitamos una reforma al IMSS para acoplarlo al sistema universal de salud y al modelo preventivo, donde se ataquen los determinantes sociales de la salud. Una reforma al IMSS para adecuarlo a la nueva realidad laboral, y al nuevo Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, donde de forma gratuita se atiendan los mexicanos en igualdad de condiciones.

Por su parte, algunos funcionarios de Hacienda intentan una remodelación cosmética del IMSS, donde por ejemplo, se pretende reformar el Reglamento para colocar funcionarios administrativos en los Estados desde la Secretaría de Hacienda, y así anular a los Delegados que este Consejo Técnico aprobó. Buscan nombrar, en todo el país, una suerte de “delegados administrativos estatales”, fuera de este Consejo, para que ellos, en los hechos, administren desde lo local al IMSS.

Mientras se discute la remodelación del IMSS, muchos trabajadores siguen sin certeza laboral, otros sin contrato, algunas vacantes aumentan, el rezago en infraestructura es brutal, -en 2019 prácticamente está en 0% el avance de obras y el pago a proveedores-, los contratos y convenios de servicios se rezagan, y algunos están por vencerse sin horizontes de legalidad y eficiencia, las compras de equipamiento paradas, las reclamaciones y litigios aumentan; y si bien el abasto de medicamentos está garantizado, es precario y en algunos lugares pende de un hilo. De tales omisiones se ha dado aviso a las autoridades correspondientes, porque este Consejo Técnico y el Director General, serán responsables – dice el artículo 276 de la Ley del Seguro Social – de que el Instituto cumpla con lo aprobado por el Congreso de la Unión.

Ese control del gasto tiene dos consecuencias fatales: una directa para el IMSS: pasillos de espera llenos de personas adoloridas y mal trato o retraso en la atención a pacientes; y un segundo efecto indirecto todavía peor: el fortalecimiento de los servicios de salud privados, que ocasionará mayor “gasto de bolsillo” de las familias cuando sus seres queridos tengan un padecimiento.

Carta completa



TE RECOMENDAMOS



Colombia vive protestas por noveno día consecutivo

https://www.youtube.com/watch?v=4AGGJL8NjW8

Ver más


#ResumendelDía

*Balance Covid-19 de la Sria. de Salud: se reportan 217 mil 233 defunciones, 65 más que ayer; la dependencia registra 2 millones 535 mil 559…

Ver más