VEME Digital » » Felguérez, uno de los últimos integrantes de la Generación de La Ruptura

Felguérez, uno de los últimos integrantes de la Generación de La Ruptura


By VEME - 06/8/20 8:14 PM




*Su obra, difundida en diversos países del mundo, sobresale por entrar en caminos poco o nunca frecuentados

El zacatecano Manuel Felguérez, quien nació el 12 de diciembre de 1928 y al cual se le circunscribe dentro de la Generación de la Ruptura, destacó en su trayectoria artística por ser un maestro del arte abstracto, innovador en la pintura y la escultura.

      De una personalidad siempre jovial, contagioso en su alegría y vitalidad, excelente charla, sencillo trato y gustoso en compartir su arte, sus conocimientos y sus ideas, decía de sí mismo que siempre había tenido suerte como creador.

      Felguérez, una de las grandes figuras de las artes plásticas del país de las últimas décadas, pudo exhibir su trabajo dentro y fuera de México, donde también eran muy apreciadas y buscadas sus obras. Muchas de ellas forman parte de colecciones importantes, particulares y públicas, en diferentes países.

      Nacido en Valparaíso, Zacatecas, entre los años cuarenta y cincuenta realizó estudios en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”, en la Escuela Nacional de Artes Plásticas, en la Academia de la Grande Chaumier y en la Academia Colarossi de París, gracias a una beca del gobierno de Francia.

      En la capital gala inició su trabajo como escultor bajo la guía del cubista ruso Ossip Zadkine, tras lo cual regresó a México para ser uno de los primeros artistas abstractos del país, sobre todo con la pintura, junto con Vicente Rojo, Fernando García Ponce y Lilia Carrillo. Este movimiento se confrontó con la impronta dejada por la Escuela Mexicana de Pintura, en la que figuraron Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros.

      Desarrolló una intensa trayectoria como pintor y escultor, y en 1967 fue llamado para impartir clases en la Universidad de Cornell y en 1975 como investigador huésped en la de Harvard, ambas en Estados Unidos. En México impartió clases en la entonces Escuela Nacional de Artes Plásticas y se desempeñó en el Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional, de donde se jubiló en 1990.

Un artista experimental

Manuel Felguérez fue especialista en abrir caminos en formas y lugares poco transitados, por ejemplo, en el uso de chatarra o de la computadora; además, experimentó en corrientes como el informalismo y el constructivismo, y en los años setenta acrecentó su interés por la utilización de la tecnología en su trabajo plástico.

      Al iniciar la siguiente década regresó a los formatos tradicionales, sin abandonar la experimentación, de lo que sirven como testigos murales tridimensionales o la producción resultante de sus investigaciones con el acero. También realizó trabajos en talla de mármol y el ónix.

      En su trayectoria se cuenta la elaboración de más de 50 murales y obras de escultura urbana, mismos que se pueden observar en México, Estados Unidos, Colombia y Corea del Sur, países donde sus obras forman parte de relevantes museos y colecciones; así como en la India, España, Cuba y Japón.

      En México expuso en importantes espacios, destacando el Palacio de Bellas Artes en diversas ocasiones, aunado a su constante presencia en el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez, en su natal Zacatecas. Por su trabajo, recibió reconocimientos como la beca del gobierno francés; el Segundo Premio de Pintura de la Primera Trienal de Nueva Delhi, India (1968); el Gran Premio de Honor de la XIII Bienal de Sao Paulo, Brasil (1975); y la Beca Guggenheim Fundation (1975).

      En México se le reconoció en numerosas ocasiones, entre las que destaca el nombramiento en 1973 como miembro de la Academia de las Artes y en 1988 recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Bellas Artes. A partir de 1993 fue creador emérito en el Sistema Nacional de Creadores.

      En alguna ocasión, el poeta Octavio Paz, Premio Nobel de Literatura 1990, eligió su trabajo al mencionar “el rigor y la novedad en la hechura” y calificarlo como “un artista lúcido y exigente consigo mismo”; mientras que en 1968, el reconocido crítico de arte Juan García Ponce (1932-2003) escribió: “Felguérez ha explorado siempre hacia adentro las infinitas posibilidades de los medios de expresión propios de su oficio”.



TE RECOMENDAMOS