VEME Digital » » El Estadio Azul, más que un Estadio de Futbol

El Estadio Azul, más que un Estadio de Futbol


By VEME - 10/10/19 5:34 PM

El Estadio Azul cuenta con un aforo total de 36,681 espectadores (incluyendo los 92 palcos) convirtiéndolo en el noveno estadio en capacidad en México.




El Estadio Azul es un recinto deportivo ubicado en la Ciudad de México, que tiene una capacidad para 36,681 personas y en el que actuó desde 1996 en condición de local el Cruz Azul, equipo de la Primera División de México.

Originalmente es nombrado Estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes; anteriormente fue sede de los clubes América (1947-1955), Necaxa (1950-1955), Atlante (1947-1957, 1983-1989, 1991-1996 y 2000-2002) y Marte (1947-1953). También ejerció como anfitrión ahí la Selección de fútbol de México de 1947 a 1955 y en 1992 durante la segunda fase de la eliminatoria mundialista rumbo a Estados Unidos 1994.

El primer torneo internacional de fútbol organizado en México, la Copa NAFC 1949 se diputó íntegramente en este inmueble.

¿Quién construyó el Estadio Azul?

Neguib Simón Jalife, un empresario mexicano de origen libanés, fue quien se dio a la tarea de construir todo un complejo deportivo dentro de la ciudad más importante de América Latina.

Simón, era un empresario que tenía como socio a Maximino Ávila Camacho, hermano del presidente en turno y Secretario de Comunicaciones y Transportes, pensó en una verdadera ciudad deportiva que tuviera entre otras cosas una Plaza de Toros, un estadio multidisciplinario, una alberca olímpica, frontón, boliche, cine y restaurantes.

La muerte de Maximino –al parecer envenenado- complicó la construcción del complejo. Sin su socio, Neguib no tuvo el dinero suficiente ni los contactos necesarios para seguir con el proyecto.

Neguib logró terminar la Plaza de Toros y a duras penas el Estadio Olímpico de México también conocido como Estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes, pero los terrenos aledaños fueron vendidos para terminar los dos colosos. La Plaza de inmediato fue un recinto muy concurrido, pero el estadio tuvo grandes problemas ya que la Liga Mayor de futbol al conocer el precio de la renta del inmueble puso muchos peros y decidió no utilizarlo.

Ante la falta de recursos y los adeudos que tenía, Neguib Simón se vio en la necesidad de vender el estadio y la Plaza a Moises Cosío, un empresario español que era dueño del entonces boyante Frontón México, considerado capital mundial del Jai Alai. El estadio fue re bautizado por la afición como el Olímpico de Insurgentes.

¿Cuál es la historia del Estadio Azul?

Fue inaugurado el 6 de octubre de 1946 con un encuentro de fútbol americano entre los Pumas de la UNAM y Los Aguiluchos del Heroico Colegio Militar, saliendo victoriosos los Universitarios por marcador de 16-14, con el nombre de “Estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes”.

Construido originalmente para la práctica del fútbol americano, y utilizado para la práctica de este deporte desde su inauguración hasta finales de la década de 1950, posteriormente, se volvió a utilizar para este deporte desde el año de 1968 hasta principios de la década de 1990 cuando fue negado para la final de la campaña de 1991.

Este estadio aparece en la película “Juventud sin Dios” de 1961 que narra la vida del Padre Lambert J. Dehner (legendario entrenador del IPN) en México con imágenes de un clásico entre la Universidad y el Politécnico a finales de los años 40. Fue casa de los equipos del Instituto Politécnico Nacional en juegos grandes además de ser la casa del equipo de los Pieles Rojas de Acción Deportiva.

También en este estadio se jugó el primer partido de NFL fuera de Estados Unidos en 1978, entre los Santos de Nueva Orleans y Las Águilas de Philadelphia.

El 5 de enero de 1947 se jugó el primer partido de futbol en este escenario entre el Veracruz y el Racing de Avellaneda de Argentina, en el que ganó el equipo mexicano 2-1. Fue sede de los clubes capitalinos América y Atlante, y posteriormente Necaxa hasta 1955.

El primer equipo que jugando como local en este inmueble se coronó campeón de liga fue el Atlante en 1947.

¿Porqué se le conoce como el Estadio Azulgrana?

Posteriormente en 1983 se convierte en casa del Atlante FC y es renombrado como Estadio Azulgrana, siendo reinaugurado con un juego de Liga entre Atlante y Atlético Morelia. Los Potros de Hierro jugaron en este inmueble hasta 1989, ya que se mudan al Estadio Corregidora de Querétaro, sin embargo regresan al Azulgrana un año después. Saliendo campeones en la temporada 92-93. Ahí permanecieron hasta 1996, ya que el club atlantista regresaría por intereses de su propietario Alejandro Burillo, al Estadio Azteca.

El Estadio Azul

Al terminar su contrato de renta en el Estadio Azteca y tener conflictos comerciales con los propietarios del coloso de Santa Úrsula, el Cruz Azul alquila el viejo estadio de la Avenida Insurgentes y a partir del 10 de agosto de 1996 el Estadio Ciudad de los deportes recibe su denominación actual como Estadio Azul.

Su Infraestructura

El Estadio Azul cuenta con 2 vestidores de futbol profesional, 2 vestidores de preliminares, 2 vestidores de árbitros, una sala de Conferencias de Prensa con capacidad para 50 personas y cuenta con todos los servicios necesarios para que los medios puedan realizar su trabajo, incluyendo Internet y audio. También con una zona de restaurante con capacidad de 264 personas, el Azul, cuenta con 23 accesos exteriores y 24 interiores, con taquillas en las puertas 10 y 15. De igual manera con un sistema de circuito cerrado de siete cámaras distribuidas en el estadio, 92 Palcos, es decir, 1210 lugares. El palco básico cuenta con: televisión por cable, un refrigerador, 16 lugares con asiento esponjado azul y porta vasos.

El Estadio Azul cuenta con un aforo total de 36,681 espectadores (incluyendo los 92 palcos) convirtiéndolo en el noveno estadio en capacidad en México.

¿Cuáles son los apodos del Cruz Azul?

La Liebre es el animal que se emplea para representar al equipo.

Con base al equipo multicampeón de la década de los 70’s, se le bautizó como la Máquina, comparándolo con una locomotora.
Cruz Azul posee una rica variedad de sobrenombres que a lo largo de su historia, se enumeran cronológicamente:

    • Cementeros: el primer apodo se refiere directamente a los trabajadores de la empresa, ya que el equipo en sus orígenes se conformó con ellos. Con el paso de los años, el concepto se extendió no sólo a los que laboraban en la cooperativa, sino a los trabajadores de la construcción en general.
    • Liebres: cuando el equipo ascendió a la primera división a mediados de los años 60, el plantel mostraba un estilo de gran velocidad y despliegue físico, aunado a que se utilizaba mayormente el uniforme de color blanco. Por dichas características, los aficionados compararon a los jugadores de esos años con las liebres que abundaban en la localidad, el apodo se arraigó, y hasta la fecha se sigue utilizando una liebre antropomorfa (por razones prácticas de identificación e iconicidad) para representar a Cruz Azul.
    • La Máquina: este sobrenombre se alimenta de varias fuentes de inspiración; primero, se basó en un ferrocarril que salía de la antigua Jasso hacia la Ciudad de México. Como el equipo se mudó a principios de los años 70 al estadio Azteca y mostró un fútbol espectacular, dominante y efectivo, se conjugó con la imagen de una locomotora que arrasaba a sus rivales en la cancha. Quien bautizó a Cruz Azul con el sobrenombre de la máquina fue el cronista Ángel Fernández Rugama; otra posible fuente de inspiración pudo ser la comparación de este equipo con La Máquina de River Plate que existió a finales de los 40. Del apodo de La Máquina, provienen los derivativos Máquina Celeste, Máquina Azul o Máquina Cementera.

Luego de 72 años de albergar eventos deportivos, este recinto dará paso a una nueva área comercial en la colonia Nápoles, en donde planean construir una plaza comercial y hotel.

Lo anterior, luego que se anunciara que el famoso Estadio Azul sería derrumbado para dar cabida a una nueva área comercial en dicha zona de la Delegación Benito Juárez, tras la imposibilidad de poder llegar a un acuerdo para la renovación del contrato de arrendamiento que concluye justamente en 2018.

Se dice que será Grupo Carso Infraestructura y Construcción quien se encargue de levantar la nueva construcción y quien operará la plaza será Grupo Brisas, empresa que forma parte del mismo consorcio que es dueño de la tierra: Cosío Family.



TE RECOMENDAMOS