VEME Digital » » En qué consiste la Estrategia Nacional para una Alimentación Sana

En qué consiste la Estrategia Nacional para una Alimentación Sana


By VEME - 08/10/20 10:35 AM




El gobierno federal presentó la Estrategia Nacional para una Alimentación Sana, que coordinará acciones de una decena de secretarías y dependencias para garantizar el bienestar de la población en tres ejes: salud, agua y alimentación, incluida la lactancia

El plan incluye desde la promoción de la lactancia materna hasta la revisión de los productos que se venden en las cooperativas escolares. Pasa por la formación de comités barriales de agua, salud y alimentación y la inclusión de la materia de salud en la currícula escolar. Incluye el etiquetado frontal de los alimentos industrializados, la recuperación de la seguridad alimentaria y el fortalecimiento de los centros de atención primaria.

El gobierno le llama: Estrategia Nacional por una Alimentación Saludable. Es la cruzada para recuperar la salud del 70 por ciento de la población que padece una enfermedad crónica: obesidad, diabetes, hipertensión, y otros padecimientos a los que las autoridades sanitarias atribuyen la fuerza letal que el coronavirus SARS’CoV-2 ha tenido en México.

“No puede haber bienestar si no hay salud. Y una enseñanza que nos deja la pandemia es que la alimentación es un hábito y es lo básico para poder tener salud”, dijo la secretaria de Bienestar, María Luisa Albores, al presentar los ejes del programa comunitario de la estrategia.

Ese programa comunitario, que ya fue presentado en Chiapas y Tabasco, y que este viernes se presentará en Puebla, implica un trabajo territorial para crear comités ciudadanos autogestivos de salud, agua y alimentación.

“La salud no viene en lata, no viene envasada, ni empaquetada”, dijo la secretaria, en referencia a la comida industrializada.

“(Necesitamos) alimentación saludablesalud física, emocional y mental, recordando que el primer espacio de vida y el primer cuidado empieza por la toma de conciencia de lo que comemos y de lo que bebemos”.

Jesús Ramírez Cuevas, vocero de la presidencia, expuso los componentes económicos y culturales de la estrategia, que involucra a las secretarías de Bienestar, Salud, Economía, Agricultura, Medio Ambiente, Educación y a otras dependencias gubernamentales, como la Procuraduría Federal del Consumidor, porque es fundamental, dijo, “hacer conciencia de que como consumidores tenemos un poder, y que podemos seleccionar qué consumimos y qué no, o qué no conviene consumir para el planeta”.

Ramírez Cuevas explicó que el modelo económico que ha prevalecido las últimas décadas transmitió la idea de que “¿para qué producimos lo que necesitábamos si lo podíamos comprar?” Eso generó una economía dependiente que hoy tiene consecuencias en la salud de la población.

Por eso, explicó, la estrategia involucra también a las secretarías de Economía y Agricultura, que a través de las tiendas de Segalmex deberán reactivar las cadenas regionales de producción y comercialización, para bajar los costos y, al mismo tiempo, reducir los costos ambientales.

Otro objetivo es recuperar la milpa. “No sólo como un policultivo da sustentabilidad a los pueblos campesinos, sino también como una metáfora cultural de organización a través de la ayuda mutua y la reciprocidad” es clave en el contexto de la pandemia, dijo el vocero.

Explicó que la estrategia también tiene un componente cultural y educativo que no sólo pasa por la inclusión de la materia de salud y nutrición en la currícula escolar, como anunció hace unas semanas el Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, sino por la revisión de los productos que se venden en las cooperativas escolares.

“Habrá que definir qué tipo de alimentación se va a promover en las escuelas, si se va a regresar al esquema anterior que ha sido muy cuestionado por las consecuencias a la salud de los niños o se va a plantear un tipo de esquema en el cual sean alimentos sanos los que se oferten en las cooperativas”, adelantó.

Una sola estrategia

La estrategia fue presentada durante la conferencia diaria sobre los programas de bienestar del gobierno federal, que durante dos meses ha conducido la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, en el Palacio Nacional.

Las dos secretarias (Albores y Alcalde), que son responsables de operar programas estratégicos para el proyecto de Andrés Manuel López Obrador, y el vocero de presidencia, enfatizaron el mensaje que ha repetido el subsecretario de Prevención de la Salud, Hugo López’Gatell en contra de los alimentos ultraprocesados y las bebidas azucaradas.

“Esto forma parte de una sola estrategia de país, de nación”, dijo Alcalde.

El propio López-Gatell, en su turno, destacó: “Cómo pueden ustedes ver, trabajamos juntas y juntos, en este gobierno, y esto no es trivial. Esto es indispensable, porque los distintos aspectos del bienestar tienen que estar articulados”.

Insistió en que no es una imposición ni una moda ni una ocurrencia circunstancial, sino que implica cambios “muy importantes respecto a lo que estamos acostumbradas y acostumbrados”.

«(La epidemia de covid) ha revelado, de una manera por demás dramática, cómo la salud deteriorada de una población puede tener una consecuencia enorme e inmediata sobre la capacidad de resistir una enfermedad infecciosa emergente que hoy afecta a la humanidad”, .

dio el subsecretario López-Gatell

Por eso, insistió, la incorporación de la materia de salud y nutrición en los contenidos escolares “va a permitir la formación de nuevas generaciones de personas que tengan una conciencia clara sobre su entorno y sobre cómo cuidar de su salud y de sus vidas”.

López Gatell insistió en que, “contrario a lo que se nos ha intentado hacer creer”, la alimentación no es sólo una decisión personal, porque hay factores determinantes, como son la publicidad o la dificultad de acceso a alimentos sanos con precios justos.

La estrategia, que también implica, en la parte de salud, fortalecer la atención primaria y la promoción de la lactancia materna:

“México tiene una de las más bajas — y vergonzosas por lo tanto— de inicio y conservación de la lactancia materna. Desde hace muchos años, y a pesar de que el país, como parte de la Organización Mundial de la Salud, firmó y se adhirió tempranamente, en 1981, al Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna. Esto debió implicar, durante 40 años, políticas de estado, incluidos cambios legales, que permitieran restringir la penetración de la industria productora de fórmulas lácteas, que ha amenazado y claramente logrado reducir el inicio y la conservación de la lactancia materna”.

Eso, aseguran las autoridades, ya se acabó.

¿En cuánto tiempo podremos ver resultados palpables y medibles de esta estrategia?

«Estamos reuniendo los indicadores de las distintas áreas dijo el vocero de presidencia. Pero esto ya comenzó, con el programa de Sembrando Vida y con el etiquetado frontal a los alimentos industrializados».

Daniela Pastrana para https://piedepagina.mx/



TE RECOMENDAMOS