VEME Digital » En México la autosuficiencia alimentaria ha llevado a la erosión de los suelos - VEME Digital

En México la autosuficiencia alimentaria ha llevado a la erosión de los suelos


By VEME - 12/6/18 4:42 PM




En México la autosuficiencia alimentaria ha llevado a la erosión de los suelos

En las últimas décadas, la intensidad en el desarrollo agropecuario del país determinó que los suelos más fértiles y profundos, con buena estructura y alto contenido de nutrimentos y materia orgánica tuvieran mayor demanda.

Entre la mitad de los años 70 y finales de la primera década del siglo XXI, el porcentaje de Luvisoles, Vertisoles y Phaeozems dedicados a las actividades agropecuarias pasó de 35.8% (24.1% dedicado a la agricultura y 11.7% en pastizales para la ganadería) a 44.4% (29.6% en agricultura y 14.8% en pastizales).

En menor magnitud, los suelos que se consideran poco aptos para la agricultura o la ganadería (como los Leptosoles, Regosoles y Calcisoles) también han sido utilizados para estos fines.

A mitad de la década de los 70, el 9.9% de la superficie nacional de este conjunto de suelos estaba dedicado a las actividades agropecuarias, mientras que a finales de la primera década del siglo XXI, esta cifra se incrementó a 14% (7.4% en agricultura y 6.6% en pastizales).

La erosión del suelo se define en términos generales como la eliminación acelerada de la capa superior del suelo de la superficie de la tierra por agua, el viento o la labranza. El proceso de la erosión está estrechamente vinculado con la desertificación y el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad, lo que acentúa los índices de pobreza y migración, disminución de la productividad del suelo e incrementa la frecuencia de eventos extremos como lluvias torrenciales, abandono de tierras por efectos de la sequía y desertificación.

A pesar de que la erosión es la causa más común de la degradación del suelo en el mundo, ya que representa más del 80% de la superficie terrestre con algún grado de afectación , las estadísticas disponibles de la extensión y gravedad de este fenómeno en su mayoría son subjetivas, cualitativas, obsoletas, gruesas y poco fiables, además de que existen incertidumbres en las estadísticas disponibles sobre la extensión y gravedad de la erosión del suelo.

En este sentido, FAO e ITPS (2015) mencionan que durante la última década, las cifras publicadas de erosión hídrica se encuentran en un orden de magnitud de 20 Pg año-1 a más de 200 Pg año‑1, por lo que esta enorme variación sugiere, en un principio, que las estimaciones de la erosión global del suelo a nivel mundial son muy inciertas, aunque en un análisis más detallado muestra que las estimaciones superiores a 50 Pg año-1 no son realistas.

Los Gobiernos neoliberales han acabado con los suelos del campo mexicano por el uso de fertilizantes, afirma Helena Cotler Ávalos para Sin Embargo.

Las consecuencias de la erosión de éstos afecta las actividades agropecuarias, da pie a la emisión de gases de efecto invernadero, inundaciones y hasta disminuye la capacidad de almacenamiento de agua y su purificación, alerta la especialista en Ciencias Agronómicas, cuyas investigaciones se centran en la conservación del suelo, la integridad de las cuencas hidrográficas y la política pública.

Ante la actual pobreza alimentaria, el crecimiento de la población y los impactos del cambio climático (desertificación, nuevas plagas) se ha aumenta indiscriminadamente el uso de fertilizantes y agroquímicos causando consecuencias como: eutrofización y contaminación de cuerpos de agua, contaminación de suelos, daños irreversibles en salud humana, eliminación de insectos polinizadores, pérdida de especies vegetales nativas, pérdida de conocimiento local, migración, entre otros.

En 2014, la Encuesta Nacional Agropecuaria (Inegi) mencionaba que cerca del 40 por ciento de los agricultores se les dificultaba realizar actividades agropecuarias debido a la pérdida de fertilidad de los suelos. En efecto, el costo de reemplazo de la fertilidad natural, a través de fertilizantes puede alcanzar los 38-54 dólar /hectárea (Cotler et al. 2011), es decir que la erosión de suelos les cuesta a los agricultores más del 60 por ciento de Proagro.

El tema de conservación de suelos no es exclusivo de las zonas rurales, queda aún mucho por entender y por hacer en las zonas urbanas. En éstas los suelos también son esenciales para promover la infiltración de agua, para absorber metales pesados, para disminuir tolvaneras, capturar carbono, mantener nutrientes suficientes para sostener vegetación que disminuye la temperatura y regula los picos de calor. Entendiéndolo de este modo, no se trata solamente de tener “áreas verdes” sino de promover suelos de calidad.

Con info de INEGI y Sin Embargo, www.scielo.org



TE RECOMENDAMOS



#OnDemand 🔴| El Presidente AMLO presenta la terna para Ministro de la Suprema Corte de Justicia

#OnDemand 🔴| El Presidente AMLO presenta la terna para Ministro de la Suprema Corte de Justicia     "Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing…

Ver más