El presidente Donald Trump, afirmó que Estados Unidos impondrá la siguiente semana aranceles del 25 por ciento a las importaciones de acero y del 10 por ciento a las de aluminio.  Trump se comprometió a reconstruir los sectores del aluminio y el acero, dijo que han recibido un trato injusto de otras naciones durante décadas.

Esta acción aumentaría las tensiones con China, cuyo máximo funcionario comercial, Lui He, está en Washington para participar en negociaciones.  Los críticos creen que subirán los costos del sector e incumplirán la promesa de campaña de Trump de impulsar la creación de empleo a nivel local.  Aunque China solo es responsable del 2% de las importaciones de acero a Estados Unidos, la gran expansión de su industria ayudó a producir un exceso global que hizo caer los precios. Pekín señaló que podría tomar represalias actuando contra las importaciones de productos agrarios estadounidenses, como las semillas de soja. Tras el anuncio, la cámara de acero de México dijo que si Estados Unidos impone aranceles al acero nacional, el Gobierno mexicano debería responder con medidas recíprocas e inmediatas.