VEME Digital » » Diego Diego

Diego Diego


By VEME - 10/3/19 11:32 AM




El pasado lunes, Diego Fernández de Cevallos comenzó su columna ‘Sin rodeos’ que publica una vez a la semana en el periódico Milenio así: “La muerte del gran José José opacó la noticia viral de mi supuesta ‘deuda por 900 millones de impuesto predial’. A eso me referiré próximamente”. Ahora resulta que la atención de la opinión pública puesta en el fallecimiento del querido cantante aminoró el interés de la sociedad en la deuda fiscal del abogado —gran traficante de influencias— y, por lo tanto, lo mejor, en su opinión, fue posponer la explicación que, como hombre público, nos debe a los ciudadanos mexicanos. ¿Por qué no abordó el tema ese mismo día como lo esperábamos los lectores? Hay en su escrito, de manera contextual, una petición de tiempo para armar la argumentación con la cual va a demostrar que su entrecomillada deuda no alcanza la millonaria cantidad que el municipio de Colón, Querétaro, reclama. Esta vez, don Diego contradijo el nombre de su columna y se anduvo con rodeos.

En vista de que para su criterio la evasión del impuesto predial por parte de un excandidato a la Presidencia de la República no es la gran nota informativa, ni merece atención inmediata, dedicó el espacio periodístico a criticar al presidente López Obrador, al cual, por cierto, no menciona ni una sola vez por su nombre: “El problema de los aeropuertos lo provocó el mismo presidente al suspender arbitrariamente el que se construía en Texcoco, a pesar de su avance, de los miles de millones que se perderán del erario…”. (Nótese la mortificación del patriota Fernández de Cevallos por la pérdida de dinero público).

El mismo lunes en entrevista con Azucena Uresti para su noticiero de Radio Fórmula, don Diego aseguró que ya se puso en contacto con el alcalde del precitado municipio queretano, Alejandro Ochoa Valencia, quien imputó al panista una deuda de 946 millones 890 mil pesos por la falta de pago del predial, multas y recargos de su rancho El Estanco.

El alguna vez llamado jefe expresó: “Lo he buscado para que dentro de la ley, sin privilegio alguno, pero también sin abuso de poder solucionar este problema”. Además, informó que la relación “conflictiva” por el predio viene de hace más de 40 años. Omitió dar más detalles, pues manifestó que él no acostumbra litigar en los medios de comunicación”. (Por todo lo anterior no es difícil suponer que el sagaz y rapaz panista quiera darle tiempo al caso hasta que éste caiga en la nave del olvido).

Tal vez la relación “conflictiva” del predio denominado rancho El Estanco provenga de lo que la escritora y periodista Guadalupe Elizalde escribió en su libro “Mario Moreno y Cantinflas, rompen el silencio”. Las páginas 149, 150 y 151 de la precitada publicación, patrocinada por la Fundación Mario Moreno Reyes A.C., están dedicadas al tema del rancho El Estanco y a su quiebra que dio por resultado el encarcelamiento de Roberto Moreno Salgado, sobrino de don Mario Moreno, y que culminó con la sustracción del predio por el licenciado Fernández de Cevallos. La publicación es de 1994 y, que se sepa, jamás don Diego ha declarado o aclarado que se trate de un libelo difamatorio.

Aquí una reflexión del tecleador, sea de hace 40 años o sea desde el año 1993, don Diego ya debía el impuesto del multicitado predio cuando fue candidato a la Presidencia de la República por el Partido Acción Nacional. “Por un México sin mentiras” fue su lema de campaña. Recuerdo una entrevista que le hicieron en la cual, entre otras cosas, dijo estar al corriente en el pago de sus impuestos y que diariamente comulgaba.

Otro detalle inolvidable de la contienda electoral de 1994 fue durante el debate entre los tres candidatos, el mencionado señor de las barbas, el ingeniero Cárdenas y el buen chico Zedillo Ponce de León, cuando el abogado sacó un pasquín en donde se leía que Cuauhtémoc y su mamá, la señora Amalia Solórzano, se habían adueñado de la playa Eréndira en Michoacán. El cándido ingeniero quedó estupefacto ante la ruindad del desalmado barbón. Puesto que se había acordado, entre los candidatos y sus coordinadores, no hacer ataques personales durante el debate, Fernández de Cevallos fue calificado por Porfirio Muñoz Ledo como un falso caballero.

Pero ya lo pasado, pasado. Por lo visto en esta semana los astros no han sido propicios para el panista quien, según se supo a través del Centro de Análisis e Investigación Fundar, fue beneficiado por el gobierno de Felipe Calderón con la condonación de impuestos por 8 millones 329 mil 996 pesos. Dinero que se le birló al erario público, ése que tanto mortifica al hipócrita patriota Fernández de Cevallos, que se pierda en la cancelación del Aeropuerto de Texcoco.

Por último quiero aclarar que al repetir el nombre de Diego en el encabezado de esta columna no lo hago para recordar a mi admirado amigo José José. Escribí doblemente el nombre del jefe —de manzana— Diego, para con ello señalar la doble moral del susodicho que no tiene nada de paloma y sí mucho de gavilán.

WhatsApp

¿Alguien sabe en qué bar van a ser los rosarios de José José?



TE RECOMENDAMOS