VEME Digital » » Desmantelar las políticas de Trump: una esperanza lejana para familias de inmigrantes separadas

Desmantelar las políticas de Trump: una esperanza lejana para familias de inmigrantes separadas


By VEME - 09/30/20 11:26 AM




Una serie de nuevos obstáculos burocráticos para ingresar o permanecer en Estados Unidos han trastocado la vida de cientos de miles de personas en todo el mundo. uno de los efectos del objetivo distintivo de la política del presidente republicano Donald Trump: la revisión del sistema de inmigración de Estados Unidos.

Trump dice que los cambios eran necesarios para arreglar un sistema de inmigración que, dice, está roto y plagado de lagunas, y, mientras hace campaña por un segundo mandato, la inmigración es una vez más un pilar clave de su plataforma.

Si bien los inmigrantes han enfrentado obstáculos para establecerse en Estados Unidos durante generaciones y la inmigración ilegal ha atormentado tanto a gobiernos republicanos como demócratas, los críticos sostienen que ninguna administración reciente ha sido más diligente y agresiva para sacar adelante una agenda de inmigración restrictiva.

Ahora, muchos inmigrantes enfrentan un nuevo momento de incertidumbre, esperando ver quién gana las elecciones presidenciales de noviembre: Trump o su oponente demócrata Joe Biden. Trump planea expandir y consolidar los cambios en un segundo mandato, mientras que Biden ha prometido deshacer muchos de ellos si gana.

Pero la gran cantidad de nuevas políticas implementadas significa que muchas personas que esperan en el limbo se ven afectadas no solo por una nueva acción de Trump, sino por varias capas superpuestas de medidas. Muchas familias han estado esperando años para resolver sus casos de inmigración e, independientemente de lo que suceda en las elecciones, es probable que esa espera se prolongue aún más.

“Mucha gente tiene en mente que un gobierno de Biden entraría y revertiría todo”, dijo Sarah Pierce, analista de políticas del Migration Policy Institute, un grupo de expertos que tiene su sede en Washington.

“Sería imposible para una nueva administración deshacer todo porque hay mucho por hacer”, dijo Pierce. “La vida de la gente ya ha sido alterada”.

Refugiados

En el año fiscal 2020, Estados Unidos dijo que solo se permitiría la entrada de 18.000 refugiados, la menor cantidad desde que comenzó el moderno programa de reasentamiento de refugiados en 1980. Si bien 4.000 de esos lugares fueron creados para iraquíes que apoyaban los intereses de Estados Unidos, solo 118 personas en esa categoría han sido admitidas hasta mediados de septiembre.

Además, 11 países, incluido Irak, enfrentaron nuevos niveles adicionales de investigación. Las admisiones para esos países se redujeron a un mínimo.

Ahora los funcionarios estadounidenses están sopesando si posponer o recortar aún más las admisiones de refugiados en el próximo año, lo que arroja más dudas sobre la solicitud de Hamdani, que había sido autorizado para viajar a principios de 2020.

En el año fiscal 2017, el 43% de los 53.716 refugiados admitidos eran musulmanes, mientras que el 44% eran cristianos. En el año fiscal 2020 hasta mediados de agosto, el 71% de los 8.310 refugiados permitidos eran cristianos y solo el 21% eran musulmanes, mostraron los datos.

La campaña de Biden se ha comprometido a admitir a 125.000 refugiados al año si es elegido. Pero la dramática reducción del programa podría generar retrasos, incluso si el límite se levanta rápidamente.

Con menos personas ingresando al país cada año bajo la presidencia de Trump, oficinas administradas por organizaciones sin fines de lucro y financiadas por el gobierno que ayudan a los refugiados que llegan se han cerrado en todo el país. Reabrirlas no siempre será posible, dicen las organizaciones de reasentamiento, lo que deja a los nuevos refugiados con menos servicios.

La administración Trump también firmó un decreto que obliga a los gobiernos locales a dar su consentimiento para el reasentamiento en sus comunidades.

La medida fue impugnada y bloqueada por un tribunal, pero el gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, fue el primer funcionario electo en todo el estado que dijo que no quería recibir refugiados antes del fallo del tribunal que bloqueo la medida.

Leer más

By Mica Rosenberg, Kristina Cooke para https://lta.reuters.com/article/inmigracion-eeuu-idLTAKBN26K2E6



TE RECOMENDAMOS