En los últimos dos años, México ha sufrido dos epidemias imparables, la de Covid-19, que ha cobrado la vida de 292 mil personas, y los delitos sexuales, que en el mismo periodo de tiempo ha aumentado en un 29.8 por ciento. 

Entre enero y septiembre de 2021 se registraron 52 mil 167 denuncias por delitos sexuales, mientras en 2019, se reportaron 40 mil 184 en el mismo periodo; en 2020 la cifra era de 40 mil 253.

En el concepto de delito sexual, se encuentra el abuso, acoso y hostigamiento sexual, la violación y el incesto, entre otros.

Según el Programa Nacional para la Igualdad entre Mujeres y Hombres 2020-2024, apenas el 25 por ciento de las víctimas denunció o solicitó apoyo por algún delito sexual.

“Cabe destacar que el 78.6 por ciento de las mujeres que sufrieron violencia física o sexual por parte de su pareja actual o última no solicitó apoyo ni presentó una denuncia”, explicó el programa.

El documento apunta la necesidad de brindar atención prioritaria a los delitos de violencia sexual, especialmente si las víctimas son mujeres menores, sin embargo, actualmente la Secretaría de Seguridad del Gobierno Federal, no han abordado correctamente los delitos.

Las cifras del secretariado ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, reflejan que los delitos sexuales más denunciados durante la pandemia de Covid-19 son el abuso sexual y la violación.

En México, diariamente 58 personas denuncian haber sido víctimas de violación sexual, por lo que entre enero y septiembre se acumularon 15 mil 744 carpetas de investigación.

De acuerdo al SESNSP, el récord mensual de delitos sexuales ocurrió en marzo de 2021 con un acumulado de 2 mil 17 denuncias.