VEME Digital » » Coronavirus, realidad y negación de la 4T

Coronavirus, realidad y negación de la 4T


By VEME - 04/10/20 1:31 AM




Buzos en la Diplomacia

By Gerardo Traslosheros

A pesar de las afirmaciones desde lo más alto del gobierno de la 4T, no cabe duda de que las autoridades en México se tardaron mucho tiempo en reaccionar cuando ya había señales inequívocas del crecimiento exponencial de la pandemia del Coronavirus, tras la experiencia de los países asiáticos y europeos.

Bajo el argumento inverosímil de que México se encontraba sólo en una fase temprana de la pandemia, la Ciudad de México abrió sus puertas al festival de música Vive Latino, exponiendo a decenas de miles al contagio junto con sus seres queridos.

Esta actitud de negación o manipulación de la realidad ha sido contraria a una actitud honesta y racional de haber actuado temprano contando con la información disponible hasta ese momento. El Presidente mexicano increíblemente llegó a decir en su conferencia matutina que la población de México podía enfrentar el virus con amuletos y signos religiosos. Al poco tiempo fue visto en eventos públicos saludando, abrazando y besando gente (inclusive saludando de mano en una actitud inverosímil a la propia mamá del Chapo).

Apenas la semana pasada fue cuando se dio un giro de ciento ochenta grados para poner en marcha la emergencia nacional, pidiendo a los ciudadanos quedarse en casa, suspendiéndose todas las actividades no esenciales.

La tardanza en tomar medidas preventivas fue altamente irresponsable, pues millones de seguidores del Presidente creyeron por semanas que efectivamente no había ningún riesgo de salir a la calle, exponiendo gravemente su salud y las de sus familias.

El retraso en tomar medidas para cuidar la salud y privilegiar la actividad económica fue influenciado posiblemente por intereses económicos cercanos a la 4T y por las grandes limitantes del sistema de salud para contener la pandemia. No realizar pruebas a gran escala de contagio de Coronavirus, abona a las sospechas fundadas de querer manipular la realidad minimizando las fatalidades, dificultando la lucha contra el virus y trayendo más víctimas fatales al final del día.

La mentira y la ocultación de la realidad ha sido la estrategia de gobernar de la 4T, así como para enfrentar la pandemia y la crisis económica que tenemos ya encima.

En el programa económico para enfrentar la crisis anunciado el domingo pasado, el Presidente omitió la exigencia más importante del sector privado, que es el dar facilidades fiscales a las empresas de todo tamaño para poder mantenerlas a flote evitando quiebras y cuidando el empleo formal en medio de la hecatombe económica. Parece ignorar que es el sector formal de la economía el que paga los impuestos para sus programas de bienestar con tinte electorero. Acabar con el sector formal es un tiro en el pie y no un anillo al dedo, pues terminará acabando con la economía y aumentando la pobreza como sucedió ya en Venezuela, no se diga en Cuba.

El presidente insiste en utilizar los recursos escasos para realizar sus obras faraónicas con poca transparencia en el gasto de recursos de Dos Bocas, Santa Lucía, Tren Maya y Corredor Transístmico

Es momento de incrementar el déficit público y cancelar obras faraónicas, a lo que el Presidente se resiste de manera irracional. Llama neoliberal al aumento del déficit cuando fue Keynes y no Friedman quien elocuentemente recomendó aumentar el gasto y el déficit en las crisis económicas para salvar a la economía de mercado y librarla de las garras del comunismo.

Quizás le viene como anillo al dedo la crisis actual para implantar el régimen comunista ya trasnochado de Cuba y Venezuela que tanto admira. Sería convertirse en el Lenin mexicano que quedaría enmarcado en las más negras páginas de nuestra historia.

El programa económico anunciado hunde al gobierno de la 4T en el descrédito ante propios y extraños. Resalta la necedad, la ocultación, la estrechez de miras y la ineptitud de la 4T, lo que es realmente alarmante.

By @Gtraslosheros



TE RECOMENDAMOS