VEME Digital » » Científicos descubren un antibiótico contra tuberculosis con el veneno del alacrán

Científicos descubren un antibiótico contra tuberculosis con el veneno del alacrán


By VEME - 06/18/19 12:22 PM




Científicos descubren un antibiótico contra tuberculosis con el veneno del alacrán

Tras una investigación realizada en la Universidad Autónoma de México (UNAM) sobre el veneno del alacrán, los científicos determinaron que con el veneno de este animal puede surgir un antibiótico contra la tuberculosos. Esto se debe a dos compuestos capaces de combatir con la enfermedad.

Estos compuestos son capaces de combatir don las cepas de la afección resistentes a antibióticos y a la bacteria Staphylococcus aureus, también conocida como estafilococo dorado. Además, pueden impedir el crecimiento de células cancerígenas como: Jurkat (leucemia de células T), TE 671 (células de rhabdomiosarcona) y SH-SYSY (neuroblastoma de médula ósea).

La tuberculosis es considerada como una de las enfermedades más letal del mundo. Según las estimaciones cada día mueren alrededor de 45 mil personas a causa de ésta y es contraída por aproximadamente 30 mil. Sin embargo Lourival Domingos Possani Postay, afirma que es prevenible y curable.

El equipo Possani Postay se ha dedicado a estudiar los venenos de los alacranes de México y 16 naciones más y gracias a esto llegaron a la conclusión de que es posible crear un tratamiento contra la enfermedad. Para poder producir este antibiótico los expertos del Instituto de Biotecnología (IBt) aislaron, produjeron y patentaron ambos compuestos con potencial para ser utilizados como fármacos contra tuberculosis.

“El trabajo en laboratorio, con modelos biológicos, ya está hecho y funciona; ahora se requieren ensayos clínicos en humanos, y una farmacéutica que se interese puede hacer llegar este producto a la gente”, dijo Possani.

Otra ventaja que resaltaron del tratamiento es que además de ser efectivo contra la micobacteria que causa tuberculosis, y de combatir contra las bacterias causantes de infecciones en la piel, sepsis, endocarditis y neumonía, el producto no causa afectaciones secundarias en  el tejido epitelial del pulmón.

“Fue aplicado vía traqueal en modelos biológicos, sin causar daño, lo que es muy prometedor”, comentó el científico.

Información: BoletinUNAM