VEME Digital » » Cienfuegos quemará a militares

Cienfuegos quemará a militares


By VEME - 10/20/20 9:19 AM




EL PRIVILEGIO DE OPINAR

Manuel Ajenjo

Fue detenido en Los Ángeles, California, el general de división, exsecretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos –con ese nombre debería de haber sido Jefe de Bomberos y no Jefe del Ejército. Su aprehensión desprestigia al Ejército mexicano, de las pocas instituciones nacionales que se salvaban del descrédito público.

Aunque ya habían dado de que hablar, como colaboradores del narco, los generales de división ya fallecidos, Juan Arévalo Gardoqui, secretario de la Defensa Nacional en el sexenio de Miguel de la Madrid, y José de Jesús Gutiérrez Rebollo, jefe del Instituto Nacional para el Combate a las Drogas, en el sexenio de Ernesto Zedillo, estuvo preso hasta su muerte.

Con la detención de Cienfuegos se va a destapar una caja de Pandora color verde olivo, con olor a podredumbre de la que saldrán muchos elementos castrenses de alto rango entre los cuales el más pelón se hace rizos, el más chimuelo masca fierro, el más santo huele a azufre y el más pobre tiene inmuebles y cuentas bancarias.

Recuerdo una anécdota del año 1983, cenaba con unos amigos en un restaurante acapulqueño donde entraron dos tipos con aspecto de rufianes. Uno de ellos traía pistola –eso no era raro en el Acapulco de aquellos años. Se sentaron dos mesas adelante de la nuestra (precursores de la sana distancia), quedaron frente a mí.

Se acercó el mesero, les ofreció las cartas y al de la pistola le dijo comandante. Puse más atención en su plática que en la de mis amigos. Hablaban en voz baja. Me levanté para ir al baño y disimuladamente pasé cerca de su mesa. Alcancé a oír que el otro le decía al comandante: “ya nos pusimos amarillo con el verde”.

La frase de dos colores se me quedó grabada hasta que la descifré: ponerse amarillo, es ponerse a mano, entrarle con una lana, mocharse; el verde, luego lo supe, es el Jefe de la Zona Militar, en el caso de Guerrero la IX que durante un tiempo, sin que sepa el año, estuvo al mando de Salvador Cienfuegos. 

Lo dicho por el tipo al comandante revela una gran verdad, no hay región de la República donde operen los malosos en la que no esté enterado el verde y si no hace nada, o sólo finge hacer algo contra el enemigo es porque ya éste se puso amarillo. Por cierto de la combinación del amarillo y el verde surge el azul: color tradicionalmente policíaco.

De regreso al caso Cienfuegos, no concibo cómo el general se atrevió a viajar a Estados Unidos. ¿Qué nunca pasó por su cabeza que los detenidos en aquel país: El Diablo Veytia, el Chapo Guzmán, el Vicentillo o el Rey Zambada, pudieron haber mencionado su nombre y actividad en sus declaraciones?

Salvador Cienfuegos Zepeda será condenado a 30 años de cárcel o cadena perpetua. Aquí entre nos, a su edad, 72 años, le sale más barato la cadena perpetua.  

Navidad adelantada

Todavía no pasamos el día de muertos y la gente ya está adornando su casa para la Navidad. Sobre el muerto las coronas… navideñas. El adelanto es producto de la pandemia. La gente cree que con el año se acabará el Covid-19. Ya existe un protocolo para poner el nacimiento: Sólo se permitirá un máximo de seis pastores con cubrebocas que deberán respetar la sana distancia.

La virgen María, san José y el niño Jesús, por ser familia pueden permanecer juntos. El buey y la mula tendrán que usar cubrebocas. Se colocará un cordón sanitario a metro y medio del pesebre. El heno, el musgo y el espejo del lago deben ser desinfectados con alcohol en gel. Los Reyes Magos, por venir de países extranjeros, deberán presentarse 15 días antes para estar en cuarentena. Pollitos, patos y borreguitos están exentos de estas medidas.



TE RECOMENDAMOS