El Presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, declaró que no considera a Palestina un país y le demostró su respaldo a Israel con su intención de trasladar la Embajada de Tel Aviv a Jerusalén.

Jair Bolsonaro, ha confirmado  que una vez en el Gobierno trasladará la Embajada en Israel desde Tel Aviv a Jerusalén, reconociendo así a la ciudad santa como capital israelí, tal y como hizo Estados Unidos el pasado mes de mayo en contra del criterio internacional

Con esta medida, Brasil reconocería a Jerusalén como capital de Israel, desconociendo los derechos del pueblo palestino sobre ese territorio. Esto se contradice con las decisiones de las Naciones Unidas, donde Palestina fue reconocido como Estado, aseguró Anahit Aharonian, integrante de la Comisión de Apoyo al Pueblo Palestino.

“Lo primero que nos sorprende es el desconocimiento por parte de Bolsonaro, porque uno de los argumentos que utiliza es que Palestina no existe como Estado, lo cual es falso. Esto es grave y tendría que alarmarnos. Todos nuestros gobernantes deberían demostrar su protesta y su negativa a que esto ocurra dentro del ámbito de Naciones Unidas y en todos los ámbitos internacionales”, señaló Aharonian.

El Presidente electo también mencionó que pretende mover la Embajada de Palestina en Brasilia porque “fue construida demasiado cerca del palacio presidencial (…) Ninguna embajada puede estar tan cerca del palacio presidencial, así que pretendemos cambiarla. Además, Palestina necesita ser primero un Estado para tener el derecho a una embajada”.

 

Con info de Sputnik

 

Te puede interesar…

Brasil elige a Bolsonaro, candidato de ultraderecha