Arqueólogos descubren restos de mamuts

En un área para el relleno sanitario del Ejido de Tultepec, fueron descubiertos los restos de un mamut a una profundidad de seis metros, a poco más de dos kilómetros del sitio en el que se habían encontrado también los huesos de otro animal de la misma especie en el 2015, cuando se realizaban unos trabajos de introducción de red de drenaje.

Al toparse con este nuevo hallazgo, los arqueólogos del INAH, Luis Córdoba Barradas y Felipe Muñoz Díaz, lo reportaron a la dirección de Salvamento Arqueológico del INAH, para comenzar con los trabajos de investigación y análisis, así como para determinar la magnitud e importancia de este descubrimiento.

Córdoba Barradas, fue el responsable de realizar la extracción, en el barrio de San Antonio Xahuento y afirmó que hace más de 70 mil años, esta zona estuvo compuesta por lagos como el de Zumpango, Xaltocan y San Cristóbal, quienes fueron los factores principales para la conservación de los restos de mamut.

“Las características de los mamuts eran muy parecidos a los elefantes que hoy conocemos, y median aproximadamente 3.5 metros de altura por seis de largo y llegaban a pesar alrededor de 4 toneladas”.

Su trabajo de investigación se trata de ir haciendo un registro a través de fotografías de cómo encontraron los huesos y a qué profundidad, para que cuando se saquen las piezas, se tenga claro cómo se encontró cada resto, así como para poder determinar  las piezas que sí están y cuáles faltan, para que finalmente se haga una interpretación  de qué pasó con cada ejemplar.