Aunque aclaró que los procesos judiciales en marcha seguirán su curso legal, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador dijo que en su gobierno sí habrá perdón a hechos de corrupción del pasado. Argumentó que su gobierno buscará que no haya persecución contra políticos de oposición ni “chivos expiatorios”.

Indicó que habrá un “punto final” a la corrupción, y hacia adelante, ya no habrá perdón.

Todo lo que está en curso, no se puede tener, yo no soy cacique, no aspiro a ser un dictador, yo soy demócrata, entonces no es darle la orden al Poder Judicial, al Legislativo, que son poderes independientes, que se detenga procesos que se han iniciado por delitos de corrupción. Todo lo que esté en curso, se tiene que concluir y la autoridad competente tiene que resolver.

“El planteamiento que hice anoche y que hemos venido sosteniendo, es que nosotros no apostemos a la persecución, no es mi fuerte la venganza y que no creo que sea bueno para el país el que nos empantanemos en estar persiguiendo a presuntos corruptos, además como lo dije anoche, si se optara por eso, como somos honestos, tendríamos que empezar por los de arriba y no sólo los de ahora, sino de tiempo atrás, porque esta crisis no es del mes pasado, del año pasado, de este sexenio, ya lleva tiempo, de 36 años.

“Es decirle al pueblo de México, punto final, que se acabe la historia trágica, horrenda de impunidad, que se acabe la política antipopular entreguista y que comencemos una etapa nueva; que ya inicie una nueva historia, y que hacia adelante no haya perdón a ningún corrupto, que no se perdone a nadie, y que se pueda juzgar al Presidente si es corrupto, a sus funcionarios, a sus familiares, y que se destierre la corrupción de México para siempre”, afirmó.

López Obrador, confirmó que propuso al cineasta Luis Mandoki, se el próximo titular de la Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía.

Fue cuestionado sobre si su gobierno busca unificar a todas las agencias informativas que dependen del gobierno federal, situación que confirmó.